El tabaco, un asesino que no se detiene

 

Por Dr. Daniel Cassola

La cifra anual de muertes ligadas al consumo de tabaco en el mundo se incrementará de los seis millones actuales a ocho millones de personas en 2030, y el 80% de esos fallecimientos se producirán en los países de bajos y medianos ingresos, según un estudio elaborado por el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El texto, titulado “La economía, el tabaco y del control del tabaco”, concluye que los países más afectados por el consumo de tabaco son los de bajos y medianos ingresos, que serán los que pagarán un mayor precio para hacer frente a las enormes consecuencias económicas que se derivan de la adicción. El 80% de los fumadores de todo el mundo viven en estos países y por ello se estima que el 80% de las víctimas mortales derivadas de dicho consumo se producirán en esas naciones.

Si bien a nivel global la prevalencia del consumo está cayendo, como la población mundial está creciendo, el estudio estima que “hay una gran posibilidad” de que el objetivo establecido por la OMS de que haya una reducción del 30% del consumo de tabaco en 2025 “no se alcanzará”. Otro aspecto que señala el texto son las consecuencias del consumo pasivo, tanto para las víctimas del mismo como para los sistemas públicos de salud, en muchos casos encargados de asumir el costo final de los tratamientos.

Ante esa realidad, el informe aboga por que los gobiernos actúen de manera decidida e intervengan para evitar en la mayor medida posible el consumo de tabaco, dado que el coste posterior que tendrán es enorme. El informe también insta a los ejecutivos a que inviertan más en campañas de información y prevención, pues queda claro que hay muchas personas, y en especial los jóvenes -a los que el producto atrae especialmente- que no son conscientes de sus nefastas consecuencias.

Y cita, entre las más efectivas acciones, pero no suficientemente usadas: altos niveles de impuestos al tabaco, políticas de espacios libres de humo, prohibición de la mercadotecnia del tabaco y campañas de información, entre otras. El estudio señala que todos estos programas tienen un elevado “coste-efecto” dado que el retorno de su implementación es mucho mayor de lo que cuesta aplicarlos.

La OMS estima que en 2013-2014, los impuestos globales al tabaco generaron 269.000 millones de dólares de ingresos para los gobiernos, pero éstos sólo invirtieron 1.000 millones en el control del tabaquismo. El texto destaca, además, que el control del tabaco reduce las disparidades de salud entre ricos y pobres, dado que son los primeros los más afectados por el consumo y por lo tanto por el gasto.

Asimismo, el estudio recuerda que se ha comprobado que los aumentos de precio tienen un impacto directo en la reducción del consumo entre los pobres. Finalmente, el informe deja claro que el control del tabaco no perjudica a las economías, dado que el número de empleos de la industria tabaquera se ha reducido en los últimos años a causa de innovaciones tecnológicas, a la globalización y a las privatizaciones, y no a la lucha contra la adicción.

.

También te puede interesar...