En pandemia quienes ya tenían sobrepeso u obesidad ganaron más peso que el resto


Por Redacción Curar con opinión

El sobrepeso y la obesidad son uno de los problemas de salud pública más complejos de abordar en Argentina y en el mundo. Tienen causas múltiples y demandan mucho más que ‘voluntad’ para su prevención y tratamiento. Durante la pandemia, quienes ya tenían exceso de peso de antemano engordaron más que los que no lo tenían antes de su inicio. Comer en respuesta a emociones, la falta de actividad física, las elecciones y porciones de alimentos y picotear entre comidas fueron algunas de las razones. A estas y otras conclusiones arribó un relevamiento de la Sociedad Argentina de Nutrición del año pasado con la participación de más de 5600 argentinos.

Si bien 6 de cada 10 argentinos subieron de peso durante la cuarentena, entre quienes manifestaron no haber iniciado el período de aislamiento con exceso de peso, el 58,3% engordó, mientras que entre los que reconocieron tener sobrepeso u obesidad desde antes de la pandemia, el 66,5% ganó kilos. Haber tenido sobrepeso u obesidad representó entonces un 42% más de riesgo de engordar que haber tenido peso normal al inicio de la pandemia. A mayor índice de masa corporal, más riesgo cardiovascular y de desarrollar diabetes tipo 2, un combo que incrementa las chances de complicaciones ante el contagio de COVID-19. En medio de la pandemia de obesidad, la enfermedad por COVID-19 ha creado una crisis sobre otra crisis.

“Múltiples estudios mostraron que los casos más graves de COVID-19 se dieron en personas con sobrepeso u obesidad, inclusive jóvenes. Varios mecanismos podrían explicar por qué la obesidad predispone a los pacientes con Covid-19 a enfermedades graves. Por un lado, la obesidad ejerce una presión adicional en el diafragma con mayor dificultad para expandir los pulmones; perjudica la respuesta inmune al virus, es una enfermedad proinflamatoria y la inflamación podría aumentarse ante la infección por el virus. Además, es una enfermedad caracterizada por exceso de grasa corporal y el receptor de la enzima convertidora de angiotensina-2 (ACE-2) al que se adhiere el virus del SARS-CoV-2 que causa el Covid-19 se expresa en cantidades más altas en el tejido graso. Controlar el peso corporal es una de las medidas aconsejadas para bajar el riesgo en las personas con obesidad”, afirmó Marianela Aguirre Ackermann, médica especialista en Nutrición, coordinadora del Grupo de Obesidad de la SAN y una de las coordinadoras del relevamiento y de las autoras del artículo publicado sobre este tema en la revista ‘Actualización en Nutrición’ de la SAN.

Otra de las conclusiones que arrojó el trabajo fue que 8 de cada 10 personas cambiaron sus hábitos alimentarios en pandemia, tanto los horarios como el tipo de alimentos. “Investigamos los cambios más frecuentes y 4 de cada 10 refirieron ‘picotear’ entre comidas y haber aumentado el tamaño de las porciones y estos cambios junto con los mayores niveles de sedentarismo y el impacto emocional del confinamiento fueron factores clave para la ganancia de peso”, advirtió Ana Cappelletti, médica integrante del Grupo de Obesidad de la SAN.

“Además, el 69,2% de los encuestados asumió haber comido no por hambre real, sino como respuesta a emociones, sobre todo ansiedad o aburrimiento, y engordó el 73,7% de los integrantes de ese grupo, mucho más que los del grupo sin ingesta emocional, donde subió de peso el 42,6%. Todas estas cifras nos dan la pauta de lo compleja que es la obesidad como cuadro clínico para abordar, donde intervienen aspectos del estilo de vida, de las emociones, del entorno directo y de las políticas públicas”, puntualizó Mónica Katz, médica especialista en Nutrición, ex presidente de la SAN.

.

También te puede interesar...