Llegar a los 100 en plenitud

DATA_ART_2859607

Alfredo, hincha de Gimnasia, llegó a los 104 años.

Por Dr. Daniel Cassola

En la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, la semana pasada hubo lugar para dos cumpleaños muy especiales.

Se trata, en primer lugar, de Lola Pérez que sopló las velitas y llegó a los 102 años. Lola fue maestra de matématicas y física, y está retirada desde hace muchos años, pero se mantiene vital y activa.

Según cuenta se levanta todos los días a las 8 de la mañana, toma mate con su hermana y junto con ella organizan el día. Se dividen las tareas del hogar, y asignan quién lava, y quién cocina.

Sobre su vida cotidiana, Lola cuenta lo siguiente: “Mi dieta es comer de todo, pero poco y nada frito. Tengo mis plantas y me retan para que no agarre la pala. Me gusta estar activa, caminar y leer. Tengo muchos libros y todavía leo. Además, coso, tejo y le gano a mi hermana en el scrabble”.

La particularidad del caso es que el mismo día, el 13 de enero, y en la misma ciudad cumplió Alfredo Romero, quien le lleva algunos añitos. Alfredo tiene 104.

La receta que Alfredo tiene para una vida larga y saludable la encontramos en el siguiente testimonio. Contó recientemente Alfredo: “Mi fórmula fue haber sido muy prudente durante toda mi vida. No fui trasnochador, no fui peleador, no fumé, no me drogué ni sé lo que es emborracharme. De mi trabajo a casa, a disfrutar de la vida sin ningún exceso. Hoy en día sigo con esa temática”.

Sobre lo que le genera placer, Alfredo cuenta que le gusta mirar televisión, sobre todos los partidos de Gimnasia de La Plata, club del cual es hincha.

Ambos, tanto Lola como Alfredo, reconocen tener un entorno familiar que los cuida, los protege y los incluye. Alfredo vive junto con Irma, su esposa desde hace 74 años.

Además, de este bonito dúo de 102 y 104 años respectivamente, podemos extraer algunas cuestiones que son fundamentales para llegar a la longevidad en buen estado.

Ambos hablan de un estilo de vida saludable, tanto en la alimentación como en el cuidado de los excesos. También se nota que tanto Lola como Alfredo conservan de manera funcional sus sentidos. Evidentemente, pueden ver televisión o leer, y además pueden hablar y escuchar. Son capacidades esenciales para poder llegar en buenas condiciones a tan avanzada edad.

Como demuestran estos ejemplos, la receta no es tan difícil. Con contención familiar y una vida saludable se puede llegar a los 100 en plenitud. E incluso superarlos.

.

También te puede interesar...