Superbacterias: razones para preocuparse (y ocuparse)

FUENTE: Clarín

La resistencia a los antibióticos constituye una severa amenaza para la salud pública mundial. Las superbacterias dejaron de ser una potencial preocupación del futuro para convertirse en un problema real y vigente que afecta la capacidad para tratar infecciones comunes que fueron controladas satisfactoriamente durante años y que podrían volver a resultar mortales, advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS), que llama a una acción urgente y coordinada para evitar que el mundo se dirija a ese escenario post-antibióticos.

El avance de las superbacterias, llamadas así porque son capaces de resistir a la acción de los antibióticos más potentes disponibles en la actualidad, es un problema mundial que es seguido de cerca por programas de vigilancia. El mal uso de los antibióticos en humanos (ya sea por mala prescripción o por autoprescripción) , sumado a los utilizados en la industria agropecuaria (muchas veces solo a efectos preventivos) son los principales factores que conducen a la resistencia. Si la tendencia no se revierte, se estima que morirán en 2050 unas 10 millones de personas por esta causa, lo que la convertiría en la principal causa de muerte.

Hace dos meses, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) emitió un alerta epidemiológica por la detección en varios países de la región de microorganismos con mecanismos de resistencia a la colistina, uno de los últimos agentes efectivos para el tratamiento de bacterias que ya desarrollaron tolerancia a otros antibióticos. La resistencia es adjudicada al gen mcr-1, (conocido como el “gen de la superbacteria”.

Audrey Schuetz, médica y microbióloga clínica del Departamento de Medicina de Laboratorio y Patología de la Clínica Mayo (Estados Unidos) compartió su perspectiva en una entrevista divulgada por el sitio de noticias de la institución.

¿Cómo impacta la resistencia antibiótica en los pacientes y la comunidad médica?

A las bacterias se las puede conocer como “superbacterias” por varias razones, una de las cuales es la falta de alternativas antibióticas para tratar las infecciones derivadas de esos microbios. A medida que las bacterias se vuelven resistentes a más antibióticos, las opciones de tratamiento van reduciéndose. La colistina fue designada como un antibiótico de último recurso porque generalmente es uno de los últimos antibióticos contra los que las bacterias desarrollan resistencia. Los médicos recurren a la colistina cuando las bacterias muestran resistencia a otros antibióticos y no se los puede usar como tratamiento. Perder a la colistina como alternativa de tratamiento es preocupante debido a que, una vez que hay resistencia a ella, posiblemente queden pocas opciones terapéuticas para el paciente.

¿Cómo incide en el cuadro del paciente el enfrentarse a una infección por una superbacteria que porta el gen mcr-1?

Eso depende de muchos factores, entre ellos, el sitio de la infección (es decir, si la infección está limitada a una lesión en la piel o si se encuentra en el torrente sanguíneo), la capacidad del sistema inmunitario del paciente de combatir infecciones y el tipo de bacteria que porta este gen.

¿En qué radica el origen de la resistencia a la colistina?

La resistencia bacteriana es un proceso natural, pero en este ejemplo extremo de resistencia efectivamente ayudó la falta de conciencia sobre el uso de excesivo de sustancias antimicrobianas en general.

¿Cómo se diagnostica a alguien que presenta una infección debido a una bacteria portadora del gen?

La prueba para la resistencia a la colistina es similar al método para probar otros antibióticos. Se puede hacer mediante el crecimiento de bacterias a partir de una muestra o espécimen obtenido de un paciente. La prueba genética para la presencia del gen mcr-1 también puede realizarse, pero el tiempo que lleva en recibir los resultados depende de la frecuencia con que se haga la prueba. Los laboratorios no realizan esa prueba de manera habitual, sino que probablemente valoran la resistencia bacteriana a la colistina cuando las bacterias se muestran resistentes a los antimicrobianos de uso común.

¿En qué medida es preocupante el avance de las bacterias portadoras de este gen?

El gen está presente en un elemento genético móvil llamado plásmido, el cual puede ser transportado entre las bacterias. Los experimentos han demostrado que cuando el gen se transfiere desde una cepa resistente que porta el mcr-1, las bacterias que anteriormente eran susceptibles a la colistina pueden tornarse resistentes. Por lo tanto, existe la preocupación de encontrar más comúnmente a bacterias con este gen.

¿Se está trabajando en el desarrollo de nuevos antibióticos más potentes?

Las compañías farmacéuticas están investigando la posibilidad de nuevos antimicrobianos que potencialmente sean capaces de tratar las infecciones debidas a las bacterias portadoras de este gen.

¿Existe alguna alternativa de tratamiento para las infecciones por las bacterias portadoras del gen mcr-1?

Se están evaluando tratamientos alternativos para las infecciones debidas a las bacterias resistentes a la colistina, incluso nuevos antibióticos y combinaciones de antibióticos anteriores.

Un tratamiento personalizado…

Sí. El tratamiento se personaliza alrededor de dichas infecciones, porque se toman las bacterias específicas del paciente y se prueba un conjunto de antibióticos contra todas y cada una de las bacterias de importancia clínica. Eso permite desarrollar un plan de tratamiento personalizado.

¿Que puede hacer la sociedad para protegerse contra la resistencia a los antibióticos?

Los médicos generalmente recomiendan a los pacientes evitar el consumo innecesario de antibióticos, y la gente puede protegerse siguiendo ese consejo y usando las sustancias antimicrobianas solamente según las instrucciones de los profesionales de la salud.

.

También te puede interesar...