Advierten mayor riesgo de intoxicación por monóxido de carbono durante el aislamiento

Por Redacción Curar con Opinión

Comienza la temporada de invierno y al pasar más tiempo en casa también pueden aumentar los riesgos de intoxicación por monóxido de carbono, que suele producirse debido al mal funcionamiento de estufas, chimeneas y cocinas. 

Según datos del Ministerio de la Salud, cada año mueren alrededor de 200 personas por inhalar monóxido de carbono. Este gas tóxico y extremadamente peligroso que se genera en la quema de combustible puede pasar desapercibido, ya que es inodoro, incoloro, no tiene sabor y tampoco irrita los ojos ni la nariz.

“Durante el contexto de aislamiento, no solo el aire se vuelve más viciado, lo cual aumenta las probabilidades de contagio, sino que también aumenta el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono por el tiempo de exposición en espacios cerrados o mal ventilados”, explicó Valeria El Haj, directora médica de la obra social Ospedyc.

El monóxido de carbono es producido por calderas, sistemas de calefacción central, cocinas, parrillas, hogares a leña, estufas, quemadores y chimeneas que no funcionan de manera adecuada o cuya ventilación se encuentra bloqueada, lo cual puede llevar a la acumulación de grandes cantidades de monóxido de carbono en ambientes reducidos.

“Cuando hay una cantidad excesiva de este gas en el aire que respiramos, el organismo reemplaza el oxígeno en glóbulos rojos por monóxido de carbono, evitando que el primero llegue a los tejidos y órganos. Si la concentración de CO en sangre es demasiado elevada, se produce una intoxicación que puede causar enfermedades respiratorias, cardiovasculares e incluso la muerte”, agregó El Haj.

.

También te puede interesar...