El clima y un récord que pone en vilo al futuro del planeta

Por Dr. Daniel Cassola

Hemos llegado a un nuevo récord pero no hay nada que festejar. A pesar de la ola de frío que azota al hemisferio norte, llegan los datos calientes del nuevo récord histórico de las temperaturas fijado en el 2016: 1,1 grados por encima de la era preindustrial. La información recogida por la NASA y de la NOAA (Agencia Nacional Atmosférica y Oceánica) sitúa el aumento global de las temperaturas a una distancia peligrosamente próxima al “techo” de un aumento máximo de 1,5 grados fijado por el Acuerdo de París.

Dieciséis de los 17 años más cálidos registrados hasta la fecha han sido en este siglo, en paralelo con el aumento de las emisiones de CO2, que sin embargo se han estabilizado en los dos últimos años.

El fenómeno climático de calentamiento del Pacífico, conocido como El Niño, contribuyó a la subida de las temperaturas en la primera mitad del 2016. El calentamiento se mantuvo sin embargo de una manera sostenida en la recta final del año y el Ártico fijó un mínimo histórico de hielo en el mes de octubre.

Durante 11 meses consecutivos se fijaron nuevos récords de temperatura global. En Kuwait, el 21 de julio, el termómetro subió hasta los 54 grados, el registro más alto en la historia del hemisferio oriental, seguidos de los 53,9 que se alcanzaron en Irak o los 51 grados en Phalodi, en la ola de calor que afectó a 300 millones de habitantes en India.

En España, el mercurio se puso al rojo vivo en pleno mes de septiembre, con temperaturas de 46,4 grados en Sanlúcar La Mayor, 45 en Cabezas de San Juan o 45,1 en el aeropuerto de Córdoba. En Londres, sin ir más lejos, se alcanzaron en mayo los 27 grados, 11 por encima de la temperatura media habitual para ese mes. En Alaska, la primavera entró varias semanas antes de tiempo y se registraron temperaturas de 5,5 grados por encima de la media.

La confirmación del 2016 como el año más cálido en la reciente historia se produce en vísperas de la investidura de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Trump calificó en el pasado el cambio climático como un “cuento chino” y ha nombrado como secretario de Estado al ex director ejecutivo de Exxon Mobil Rex Tillerson, que ha reconocido que el cambio climático “existe” pero que la habilidad para predecir los efectos de los gases invernadero es “muy limitada”.

“El aumento de las temperaturas que hemos visto en el siglo XXI sólo se explica por la contribución humana”, ha advertido sin embargo Michael Mann, científico del clima de la Universidad de Pensilvania. “El efecto de la acción humana en nuestro clima no es ya sutil, sino tan claro como la luz del día, al igual que los impactos, en la forma de inundaciones, sequías, incendios y temporales en todo el planeta”.

El cambio climático requiere que la humanidad establezca un consenso para frenar las emisiones de dióxido de carbono y detener el calentamiento global. Luego de la asunción de Trump no parece una tarea fácil.

.

También te puede interesar...