El delito gana terreno

IMAGEN-15115086-2

Por Dr. Daniel Cassola

Luego de ocho años el Ministerio de Seguridad de la Nación volvió a publicar estadísticas e información sobre los distintos tipos de delitos que se producen en todo el país. En el informe se aclara que al obtener conclusiones o analizar la información se debe proceder con cuidado, ya que hubo años en que la producción de la información fue defectuosa. De todas maneras, se puede observar una tendencia leve y preocupante: el aumento de los delitos en los distintos rubros.

En 2015, por ejemplo, se registró un aumento de los asesinatos con respecto a 2008. La tasa fue de 6,6 cada cien mil argentinos vivos contra 6 de la medición anterior. Un diez por ciento más. Y además consta en el informe que en 2014 hubo un pico de 7,6 asesinatos. En total fueron 2837 homicidios en 2015.

Ahora bien, las estadísticas así presentadas esconden algunas desigualdades entre regiones. Mientras en Catamarca la tasa es de 1,8 víctimas, en Santa Fe es de 12,2, prácticamente el doble que el promedio nacional. Y dentro de la provincia, los medios santafecinos señalan que Rosario tiene una tasa superior a 20.

Los delitos contra la propiedad, robos, también registraron una suba de alrededor del diez por ciento para el mismo período. A diferencia de los asesinatos, que se suelen denunciar prácticamente en su totalidad, se calcula que de los robos solo se denuncia un porcentaje menor. La estimación es que se informa solo el 29,5 por ciento, mientras que un 70 por ciento permanece “en negro”.

En cuanto a las violaciones se presenta información sobre lo sucedido en 2015, aunque por falta de datos no se puede realizar una comparación con años anteriores. El año pasado fueron denunciadas 3746 violaciones, con una tasa de 8,7 cada cien mil habitantes, superando a los asesinatos.

Las provincias más afectadas son Salta y Misiones, con índices de 27,5 y 23,3 respectivamente. Prácticamente un décimo de las violaciones se producen en las provincia mencionadas. Según la Asociación de Políticas Públicas, la mayor tasa de agresiones sexuales en estos lugares está relacionada “con el abuso de alcohol y las necesidades básicas insatisfechas”.

Lo que se puede colegir de estos datos preliminares, los primeros luego de mucho tiempo, es que la famosa sensación de inseguridad estaba bien orientada. No se trataba solo de una sensación mediática, sino de una realidad que se vuelve tangible. El delito ha avanzado en Argentina. Y ahora hay números que lo prueban.

.

También te puede interesar...