La dosis dos de Sputnik, que es esperada por millones de argentinos, se comienza a producir en el país

Las instituciones rusas autorizaron las muestras enviadas por el Laboratorio Richmond a Moscú. Esta misma semana podría comenzar la distribución de las primeras miles de inyecciones. Más de dos millones de adultos mayores esperan el componente dos para completar el ciclo de vacunación.

Por Dr. Daniel Cassola

El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, el fondo soberano de inversión de la Federación Rusa) y la farmacéutica argentina Laboratorios Richmond SACIF, anunciaron ayer el comienzo de la producción del segundo componente de la vacuna Sputnik V. Según lo previsto, Richmond podrá producir más de 3 millones de dosis del segundo componente en agosto. Esta semana, la empresa comenzará a enviar la vacuna producida en Argentina al gobierno nacional, incluidas 150.000 dosis del segundo componente.

 “Gracias a la asociación entre RDIF y Laboratorios Richmond, la población de Argentina tendrá acceso a la vacuna producida en el propio territorio del país. El establecimiento de la producción local en poco tiempo es un éxito conjunto de Rusia y Argentina, gracias al cual el medicamento estará disponible en otros países de la región”, sostuvo Kirill Dmitriev, director ejecutivo (CEO) del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF):

A su vez, Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond, comentó que “hoy se ha alcanzado un hito muy importante que nos impulsa a trabajar aún más duro para producir más vacunas para más personas”. “La asociación ayudará a nuestros ciudadanos a obtener acceso a la vacuna, que ha demostrado uno de los niveles más altos de eficacia y seguridad, además de otra serie de beneficios”, acotó el empresario.

En Argentina, al momento, hay más de seis millones de personas que esperan por la aplicación del segundo componente de la Sputnik V. De ellos, más de dos millones son adultos de más de 60 años. Hasta hoy arribaron desde el exterior más de 11 millones de dosis de la vacuna rusa. En números redondos, son 9 millones del primer componente y 2 del segundo. Esa diferencia, se espera, comenzará a saldarse a partir de la posibilidad de producir el componente dos en el país o la combinación con dosis de otras vacunas.

Es clave, ante la amenaza de la cepa Delta, completar los ciclos de vacunación. Un reciente estudio del Imperial College de Londres e Ipsos en el Reino Unido concluye que las personas con esquema completo de inmunización tienen tres veces menos probabilidades de contagio. Además, las personas que están totalmente vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir el virus.

El informe recuerda que “siempre existe el riesgo de infección, porque ninguna vacuna es 100% efectiva”, por lo cual, destaca que debe mantenerse el estado de “precaución”. Según los datos, entre el grupo seleccionado al azar en Inglaterra, si una persona con el esquema completo de vacunación entraba en contacto con una persona infectada, sólo una de cada 25 (3.84%) contraería el virus.

Con la vacunación comenzando para los menores, el desafío de la campaña es lograr que esos más de seis millones de vacunados con una sola dosis, y sobre todo los adultos mayores, completen el esquema antes de que la cepa Delta circule comunitariamente. Si eso se cumple quizás podamos vivir una primavera más auspiciosa.

.

También te puede interesar...