La vacunación marca la diferencia entre las dos Europas

Mientras en los países occidentales y escandinavos la vida parece retomar la senda de la normalidad, en las ex repúblicas soviéticas y Rusia las unidades de terapia intensiva continúan atestadas. Por descreimiento, apatía o ignorancia buena parte de la población de esos países aún no se vacunó.

Por Dr. Daniel Cassola

En todo el mundo hay muy poco lugar para las restricciones. Prácticamente no queda una nación que sostenga un confinamiento estricto mientras la gente vuelve a la vida social, los espectáculos masivos y los estadios en los que se practican deportes. Pero la pandemia continúa y las naciones que no logran que su población se vacune, ya sea porque no consiguen vacunas o porque los habitantes no concurren, ven cómo el drama sanitario se estira.

Europa hoy, en términos epidemiológicos, está dividida prácticamente como si no se hubiera derribado el Muro de Berlín. De un lado los índices de vacunación se acercan al 70 por ciento, como en Francia, el Reino Unido o España, mientras que del otro se presentan las tasas de inoculación más bajas del mundo. En ciudades como Bucarest, capital de Rumania, se registran casos de enfermos graves de coronavirus que, un año y medio después, declaran que no creían en el Covid-19 y que tenían miedo de vacunarse.

La diferencia se puede apreciar en los números. Alrededor del 72% de los adultos en los 27 países de la Unión Europea fueron vacunados por completo contra el coronavirus, pero la situación es bien distinta en el Este donde además la variante Delta está causando estragos. En esa zona, Bulgaria y Rumanía son las dos naciones menos vacunadas de la UE, con solo el 22% y el 33% de sus poblaciones adultas completamente inoculadas. El rápido aumento de las nuevas infecciones ha obligado a las autoridades a endurecer las restricciones en los dos países, mientras que otras naciones como Francia, España, Dinamarca y Portugal han superado el 80% de cobertura de vacunas y han aliviado las restricciones.

Stella Kyriakides, la comisionada de salud de la UE, dijo que la “brecha preocupante” en las vacunas necesita ser abordada con urgencia. Eslovaquia, Croacia y Letonia han vacunado a alrededor del 50% de todos sus adultos. Por el contrario, en el Instituto de Neumología Marius Nasta de Bucarest, el médico jefe de la UCI, Genoveva Cadar, dice que las camas están ahora al 100% de su capacidad y alrededor del 98% de todos los pacientes con virus no están vacunados.

Una situación similar se replica en Rusia, donde las autoridades de salud registraron 852 muertes el martes, ya que los casos continúan aumentando en medio de bajas tasas de absorción de vacunas. Rusia registró su mayor número de muertes por coronavirus en un solo día durante un aumento en las infecciones impulsadas por la variante Delta altamente infecciosa y una campaña de vacunación masiva tartamudeante.

En general, Rusia ha registrado más de 205.000 muertes por COVID-19 desde que comenzó la pandemia, según cifras oficiales. El recuento representa el número de muertos más alto en Europa y el quinto más alto a nivel mundial. En la actualidad, existe una creciente preocupación de que se esté produciendo una cuarta ola de infecciones, semanas después de que millones de estudiantes rusos regresaran a las escuelas y universidades.

La vacuna divide a las dos Europas como antes lo hacía un muro. Los países que no logran vacunar a su población ven cómo se repite lo sucedido en otras latitudes con las oleadas generada por la variante Delta.

.

También te puede interesar...