Los engaños de las empresas o la salud

FUENTE: Página 12

La directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, reclamó a los Estados reforzar el control sobre el consumo de cigarrillos y pidió que no se dejaran “influir por las engañosas afirmaciones de la industria tabacalera”. Según el organismo internacional hay 1.100 millones de fumadores mayores de 15 años y se estima que alrededor de 6 millones de personas mueren al año como consecuencia del consumo de tabaco. Argentina es uno de 16 países que no aún no ratificó el Convenio Mundial para el Control del Tabaco (CMTM). En su último semestre al mando de la agencia sanitaria mundial, Chan volvió a apuntar contra la industria del tabaco. La directora de la OMS remarcó que el de las políticas para reducir su consumo fue “uno de los temas centrales en mis diez años a cargo de la OMS”. Chan aseguró que las políticas anti-tabaco generan buenos dividendos: “La conclusión es clara. El control del tabaco tiene un buen sentido económico y no perjudica las economías. La evidencia es abundante y convincente, y debe poner fin a uno de los argumentos más frecuentes de la industria tabacalera”.

Los números revelan las pérdidas que el consumo de tabaco implica para los países: además de la cantidad de muertes –aproximadamente 6 millones por año en el mundo–, los costos médicos y económicos superan por amplio margen a la recaudación en términos de impuestos por venta de cigarrillos. El fenómeno se registra también en Argentina, donde “44 mil personas fallecen por año a causa del cigarrillo”, detalló a PáginaI12 Belén Ríos, directora del área legal de la Fundación Interamericana del Corazón, una ONG que impulsa campañas anti-tabaco. Ríos advirtió que el tabaco es “el mayor factor de riesgo para las enfermedades no transmisibles, tales como cáncer, afecciones cardíacas o problemas respiratorios. El dinero que percibe el Estado de los impuestos tabacaleros no llega a cubrir ni a la mitad de lo que destina en términos sanitarios para combatir este producto tóxico. Por eso es primordial la acción de gobierno, a través de políticas públicas, para enfrentar uno de los mayores problemas de nuestra sociedad”. Por su parte, la OMS realizó un informe sobre tabaquismo que reveló que de los 1.100 millones de fumadores, el 80 por ciento vive en países subdesarrollados. El fuerte consumo se debe, en gran parte, al impacto de las estrategias de marketing llevadas adelante por la industria tabacalera en esos países. “Las empresas de cigarrillos apuntan, hoy en día, a los jóvenes y a la gente vulnerable. El mayor apego de los países subdesarrollados al tabaco es consecuencia del casi inquebrantable ciclo de adicción-pobreza-falta de educación-precios bajos de los paquetes, que se va retroalimentando”, informó Ríos.

.

También te puede interesar...