Los niños y adolescentes también deben cuidar su corazón

lactancia-materna1

Por Dr. Daniel Cassola

Por estos días se está desarrollando el Congreso Argentino de Cardiología, por lo que se está produciendo información sobre los distintos cuidados que hay que tener con el sistema cardiovascular a lo largo de la vida. Y no solo son cuidados a los que deben prestar atención los más experimentados.

El corazón se puede, y debería cuidarse, desde los comienzos de la vida. Por eso, en la medida de lo posible es importante mantener la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y compartirla con la incorporación de alimentos por lo menos hasta el año de vida.

En los jóvenes o niños se recomienda promover el consumo de grasas poliinsaturadas (pescados, verduras de hoja verde, nueces), evitar el de grasas trans (alimentos procesados, margarinas, galletitas, snacks, hamburguesas, pizza, empanadas), estimular la ingesta de agua como bebida principal, limitar la de azúcares y de bebidas azucaradas, reducir la ingesta de sal, realizar actividad física de acuerdo a la edad, estar atento a los antecedentes familiares, controlar la presión arterial, los lípidos y el desarrollo de síndrome metabólico y diabetes, y trabajar desde la infancia en la prevención de adicciones como el tabaquismo y la drogadicción

“Buscamos que el niño crezca y se desarrolle en el seno de una familia que comparte e imparte hábitos y costumbres que contribuirán a disminuir el perfil de su riesgo cardiovascular futuro, y paralelamente en la medida en que identifiquemos la presencia de algún factor de riesgo en edad pediátrica, en la mayoría de los casos, contamos con medidas seguras y efectivas para manejarlos”, expresó la Claudia Cook, médica pediatra, integrante de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

“Debemos tener en cuenta que la detección de un determinado factor de riesgo en un adulto, e inclusive en un niño, amerita la consideración de la presencia de dicho factor en el resto de los miembros de su familia”, alertó Miguel González, presidente del Comité Científico del Congreso.

El mundo de los adultos, descrito a través de las estadísticas sanitarias, no es alentador. Según datos de la última Encuesta Nacional sobre Factores de Riesgo del Ministerio de Salud de la Nación del año 2013, el 25,1% de los mayores de 18 años fuma, el 57,9% presenta sobrepeso u obesidad, 1 de cada 2 personas (55,1%) no hace actividad física, el 17,3% agrega siempre sal a las comidas después de la cocción, se consumen en promedio solo 1,9 porciones de frutas o verduras por persona por día, y uno de cada 10 (9,8%) presenta diabetes o glucemia elevada.

Estos valores coinciden con las estadísticas de defunciones: el 30,5% de los fallecimientos por causa bien definida corresponde a la enfermedad cardiovascular. Para evitar ese final el corazón, la circulación de la sangre por el cuerpo, es una función que debemos empezar a cuidar desde los comienzos de la vida.

.

También te puede interesar...