Los tratamientos más eficaces contra el acné

Afecta a casi el 80% de adolescentes y adultos jóvenes y causa trastornos psicosociales. Tratamientos.

El acné es una enfermedad multifactorial que deteriora la calidad de vida. Es causada principalmente por la hipersecreción de sebo, la hiperprolifereración epidérmica, la inflamación y la colonización de una bacteria llamada propinobacterium acné. Sobre estas causan inciden varios factores: el estrés, la transición a la adolescencia, los períodos menstruales, el consumo de píldoras anticonceptivas, el embarazo y las dietas. Se trata de una patología que afecta a casi el 80% de adolescentes y adultos jóvenes.

En algunas personas con acné -o con las secuelas que éste deja-, se observan trastornos psicosociales que afectan la autoestima. Es importante tratarlo y mejorarlo, ya que trasciende el plano estético.

Ocho tips a tener en cuenta

1 – Hay que observar el orden de uso de los productos. Primero la limpieza, luego el tónico y por último una hidratación liviana y refrescante que tenga un activo antibacterial. Claro que según cada caso el médico indicará en qué momento utilizar los productos específicos para combatir el acné.

2 – Limpiar la piel con un jabón suave, puede ser antibacterial o neutro, que no cause excesiva irritación o sequedad, ya que esto podría empeorar el cuadro. Lavar 1 o 2 veces al día, particularmente luego de realizar una rutina física. Recordar que el maquillaje causa el taponamiento de los poros y favorece la formación de acné.

3 – En las pieles acneicas o seborreicas, como regla, utilizar emulsiones o geles. Lo ideal es que sean “aceite en agua”, no agua en aceite, para que sean “no comedogénicas”.

4 – Se podría decir que el acné no es el resultado directo de un tipo determinado de hábitos alimenticios. Sin embargo, algunos estudios concluyeron que los alimentos que tienen carbohidratos simples podrían favorecer el acné debido a su naturaleza glucémica.

5 – Las personas que tienen niveles bajos de vitamina A y vitamina E en su sangre tienen tendencia a adquirir acné y sufren en gran medida este problema, en comparación con las personas que tienen niveles más altos de estas dos vitaminas.

6 – No está indicado el uso de algunos tipos de fármacos, tales como los estrógenos, esteroides, testosteronas y fenitoínas.

7 – Es contraproducente la sudoración excesiva o el alto nivel de humedad en la atmósfera.

8 – Existen productos de venta libre que contienen peróxido de benziílo, ácido salicílico, resorcinol y azufre. Son efectivos para reducir las pápulas o granos que se hacen visibles en el acné.

Tratamientos

Lo ideal siempre es concurrir al médico, quien brindará un diagnóstico correcto para comenzar con el tratamiento indicado.

Antibióticos. En ocasiones el especialista receta antibióticos tópicos y orales. Estos serán fuertes aliados y podrán sacar de apuros mejorando el área afectada.

Los ácidos. Se presentan formulados en cremas, lociones y geles. Por ejemplo, el ácido retinoico, que es un derivado del ácido de la vitamina A. Se deben variar las concentraciones, comenzar con porcentajes mínimos, e ir subiendo (entre el 0,01% y el 0,2%). Se usan para descamar la piel, renovarla y darle luminosidad.

Higienes y peeling o criopeeling, dependiendo del tipo de acné y del tratamiento que se efectúe.

El uso de tecnología (equipos) para generar cambios en la piel dañada por el acné se ha extendido muchísimo, cada vez con mejores resultados. También los procedimientos de la llamada “cirugía cosmética”, no invasiva, se vuelven cada vez más populares.

Luz pulzada intensa: sirve para eliminar las manchas que pueden dejar las secuelas de acné. La tecnología tiene un sistema que permite la emisión de pulsos cortos de luz visible suficientes para eliminar las células que producen estas lesiones pigmentarias y la regeneración posterior.

Tratamiento de higiene profunda con microdermoabrasión: llamado “micropeel”, consiste en una exfoliación controlada, producida por microcristales de óxido de aluminio (arena sílica). La piel queda suave y se favorece la regeneración celular. Lo ideal es que no existan pústulas al momento de realizar este tratamiento.

Rellenos de ácido hialurónico: se utilizan para las lesiones más profundas. Duran alrededor de un año.

* Dra. Mónica Milito, cirujana plástica, directora del centro que lleva su nombre.

Fuente: Clarín

.

También te puede interesar...