¿Paracetamol, ibuprofeno o aspirina? Del uso, al abuso

FUENTE: Entremujeres

Esa es la cuestión. Fiebre, dolores musculares o migrañas parecen ser sólo algunas de las afecciones por las cuales se acude a este tipo de medicación (muchas veces, indiscriminadamente). “Los tres suelen ser de uso doméstico, en caso de procesos febriles o inflamatorios”, dijo a Entremujeres el doctor Gerardo Laube, titular de la cátedra de Microbiología y de la de Infectología de la Facultad de Medicina de la Fundación Barceló.

Ahora bien, ¿cuándo debés usar cada uno? Según el especialista, “el ibuprofeno suele ser más eficiente en casos febriles e inflamatorios. En cuanto al paracetamol, es el que tiene menos efectos adversos. Por su parte, la aspirina tiene bastantes contraindicaciones y está indicada también para algunas enfermedades reumatológicas”. No obstante, “los tres deben ser prescriptos siempre por un médico tratante y basarse según su indicación”.

Por eso, el médico aclaró que, “a pesar de su venta libre, es importante que siempre se haga la consulta médica correspondiente para una adecuada valoración de los signos y síntomas que presenta el paciente con el fin de poderse establecer la mejor estrategia para el manejo farmacológico de los mismos”.

Justamente la posibilidad de comprar esta medicación sin la necesidad de tener una receta médica abre la polémica sobre el uso y abuso de estas drogas. “Estos fármacos son muchas veces sobreutilizados, porque se los administra para una cantidad de síntomas que no sólo se relacionan con procesos febriles sino que su indicación se extiende a lo que los padres interpretan como dolores, malestares inespecíficos, etcétera, siendo éste un motivo por el cual su uso indiscriminado puede llevar incluso a cuadros de intoxicación”, sostuvo Laube.

Por ello, es importante saber que tanto el paracetamol como la aspirina, como el ibuprofeno tienen contraindicaciones. “Este tipo de medicación, si bien es de venta libre, no es inocua si se administran dosis que no son las correctas”, afirmó el entrevistado, a la vez que resumió: “Las contraindicaciones se basan, principalmente, en estados de hipersensibilidad, es decir, alergias a sus componentes, así como intolerancia gastrointestinal”.

​Finalmente, en el caso específico de la aspirina, “está contraindicada particularmente en pediatría para cualquier afección de tipo viral respiratoria, ya que puede desencadenar cuadros hepáticos y neurológicos severos, razón por la cual su indicación está en la actualidad muy restringida”.

.

También te puede interesar...