América Latina y el Caribe es una de las regiones más afectadas por el cambio climático

La afirmación se desprende de una investigación de la Organización Metereológica Mundial (OMM). Mientras en algunas zonas se registran las peores sequías en 50 años también se presenta un récord de huracanes e inundaciones. Los fenómenos causan graves daños a la salud, a la vida, a la comida, al agua, a la energía y al desarrollo socioeconómico de la región.

Por Dr. Daniel Cassola

Cuando la pandemia se supere, el cambio climático será seguramente un tema de agenda prioritario en todo el mundo. Temperaturas récord en todo el planeta, inundaciones devastadoras y una mucho mayor presencia de huracanes y otros fenómenos climáticas son noticias que se empiezan a reiterar con una frecuencia preocupante. América Latina se proyecta como una de las regiones del mundo donde los efectos e impactos del cambio climático, como las olas de calor, la disminución del rendimiento de los cultivos, los incendios forestales, el agotamiento de los arrecifes de coral y los eventos extremos del nivel del mar, serán más intensos.

El informe de la OMM es contundente al asegurar que poner límites el calentamiento global es vital para reducir los riesgos en una región que ya enfrenta asimetrías económicas y sociales para su desarrollo de manera sostenible. “La región de América Latina y el Caribe enfrenta y seguirá enfrentando graves crisis socioeconómicas debido a los eventos hidrometeorológicos extremos. En los últimos tiempos esto se ha visto agravado por los impactos de la pandemia de Covid-19. La recuperación posterior al COVID 19 será un gran desafío”, recalcó Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial.

El informe es claro al señalar que hay fuertes efectos relacionados al aumento de temperaturas, cambios en los patrones de precipitación y tormentas, así como un marcado retroceso de los glaciares. La agencia de la ONU lanzó una serie de conclusiones sobre diferentes ítems que atañen al cambio climático. En cuanto a la temperaturas 2020 fue uno de los tres años más cálidos de América Central y el Caribe, y el segundo año más cálido de América del Sur, con 1,0 grados centígrados, 0,8 y 0,6 por encima del período 1981-2010, respectivamente.

Por otra parte, la sequía generalizada tuvo un impacto significativo en las rutas de navegación, el rendimiento de los cultivos y la producción de alimentos, lo que provocó un empeoramiento de la seguridad alimentaria en muchas áreas. En Argentina se puede advertir el fenómeno en la cuenca del Paraná. En América del Sur los impactos fueron extremos. La intensa sequía en el sur de la Amazonia y la región del Pantanal fue la peor de los últimos 50 años.

Con respecto a los incendios, el 2020 superó a 2019 y se convirtió en el año de episodios más activo en el sur de la Amazonia. La sequía fue un factor determinante. La cuenca del río Amazonas, que se extiende a lo largo de nueve países de América del Sur y almacena el 10% del carbono global, ha experimentado una mayor deforestación en los últimos cuatro años debido a la tala para crear pastizales para el ganado y la degradación producida por los incendios. Si bien todavía es un sumidero neto de carbono, el Amazonas se tambalea y podría convertirse en una fuente de emisión de carbono si la pérdida de bosques continúa al ritmo actual.

Además 2020 trajo un inédito récord de 30 tormentas (ciclones o huracanes) con nombre en la cuenca del Atlántico. El nivel del mar en la región crece por encima del promedio mundial. Con un promedio de 3,6 mm anuales, entre 1993-2020, el nivel del mar en el Caribe ha aumentado a un ritmo superior al promedio mundial, que fue de 3,3 mm al año. En América Latina y el Caribe, más del 27% de la población vive en áreas costeras, y se estima que entre el 6 y el 8% vive en áreas que tienen un riesgo alto o muy alto de verse afectadas por amenazas costeras.  

Estos son solo algunos datos preocupantes de los muchos que están disponibles. En una región con grandes problemas sociales, económicos y políticos, el cambio climático aparece relegado en la agenda. Pero como se vio en la pandemia, los problemas que son de todos luego empeoran lo que parece más urgente.

.

También te puede interesar...