Aneurismas: un mal silencioso y fatal

Pueden desencadenar ACV. Entre el 2 y el 6% de la población puede tenerlo y no lo sabe. Además, el 70% que sangran producen una discapacidad grave o la muerte. Cómo detectarlos y qué hacer.

El aneurisma cerebral puede desarrollarse sin que la persona sienta síntomas. Si no aparece como dolor de cabeza intenso o alteraciones vinculadas a la arteria, la persona puede pasar toda su vida desconociendo su existencia.

Sin embargo, si se los identifica se pueden tomar medidas para evitar que el aneurisma se rompa y desencadene lo que se conoce como ACV hemorrágico ya que está comprobado que el 70% de los aneurismas que sangran provocan discapacidad severa o mortalidad. Además, se estima que entre el 2 y el 6% de la población puede tener algún tipo aneurisma cerebral y no saberlo.

“Los aneurismas son pequeñas malformaciones de las arterias que cuando se rompen dan lugar a síntomas como dolores de cabeza extremadamente fuertes, vómitos y pérdida del conocimiento que puede llegar al estado de coma”, explicó el Dr. Juan José Cirio, jefe de la unidad de ACV de la Clínica La Sagrada Familia.

Una de las razones de los ACV hemorrágicos pueden ser las rupturas de los aneurismas, por eso, si bien, la enfermedad no es hereditaria, los profesionales recomiendan a los familiares de las personas que ya padecieron de aneurismas, controlarse y estudiarse mediante técnicas de diagnóstico por imágenes no invasivas.

“En la actualidad disponemos de estudios no invasivos y sin riesgo para el paciente; el más indicado es la resonancia magnética, que puede ser complementado con una angiografía por resonancia”, dijo Juan José Cirio, jefe de la unidad de ACV de la Clínica La Sagrada Familia. Y agregó: “En los casos de familiares con aneurismas recomendamos repetir estos estudios cada 10 años”.

Cuando se detecta un aneurisma debe ser tratado con celeridad para evitar el riesgo de ruptura

“Hoy los estudios han confirmado y asegurado la utilidad de las técnicas mínimamente invasivas endovasculares para el tratamiento de los aneurismas sin necesidad de una cirugía convencional”, sumó el Dr. Pedro lylyk, neurocirujano, director general de ENERI.

Los ACV por rupturas de aneurismas representan menos del 10% del total de los ACV que se diagnostican. Si bien no es posible hablar de causas que producen un ACV sino de factores que aumentan el riesgo de sufrirlo, hay factores como la edad, sexo, historia familiar y origen racial que no se pueden cambiar. Pero hay otros que, con la ayuda del médico, se pueden modificar como la hipertensión arterial, las arritmias cardíacas, la diabetes y el tabaquismo entre otros, factores que agravan o presumiblemente aceleran la ruptura.

Fuente: Infobae

.

También te puede interesar...