Argentina participa de un estudio para llegar a una sola vacuna contra el coronavirus, la gripe y la bronquiolitis

Se trata de un emprendimiento global del que también forman parte otros países como Estados Unidos, Japón y Canadá, entre otros. El objetivo es diseñar una vacuna de aplicación anual contra las tres enfermedades. La fase local se realiza en el Hospital Militar de Buenos Aires.

Por Dr. Daniel Cassola

Una sola vacuna para todas las enfermedades respiratorias estacionales. Ese es el objetivo del proyecto denominado Vacuna 60, del que Argentina participa junto a una decena de otros países. La fase que se investiga aquí inició la inscripción de voluntarios, que se puede realizar a través del sitio del proyecto, para reunir voluntarios en el ensayo clínico de la vacuna contra el virus sincitial respiratorio (VSR), que es el principal causante de la bronquiolitis. Se trata del primer paso para llegar a una aplicación que pueda prevenir los efectos de tres virus a la vez.

El médico pediatra Gonzalo Pérez Marc, coordinador de la investigación, explicó que a partir de los avances realizados durante la pandemia en la elaboración de vacunas contra virus respiratorios hoy se pueden realizar en uno o dos años procesos que antes demoraban de seis a diez. “Eso ha derramado en el proceso de búsqueda para frenar otros virus respiratorios, aprovechar la experiencia con las vacunas ARNm, sus nueva plataformas que han funcionado excepcionalmente bien y se adaptan a nuevas variantes del coronavirus”, expresó al sitio Infobae.

La tarea que se propone el grupo de investigación internacional es aplicar todos los avances realizados contra el coronavirus a otros virus respiratorios. De esa manera se podría mejorar la capacidad de la inmunización contra la gripe y el VSR, que causa la bronquiolitis, enfermedad que es la principal causa de mortalidad de niños en el mundo. Además, ocasiona la gripe en muchos adultos mayores que luego pueden desarrollar una neumonía o problemas cardíacos.

La pandemia, nuevamente, modificó el panorama del estudio de las infecciones respiratorias, según comentó Pérez Marc. Una vacuna como la triple viral antes se pensaba como un desarrollo a 15 años. Ahora el objetivo está fijado para los próximos dos o tres años. La primera etapa, que es la que se abrió en el Hospital Militar porteño, es para avanzar en el estudio del VSR. En simultáneo, en otras locaciones, se investiga cómo mejorar la eficacia de las vacunas contra la gripe. El desarrollo contra el coronavirus se está dando a pasos agigantados en múltiples países del mundo.

En Argentina esperan poder trabajar con alrededor de tres mil voluntarios, la mayoría de los cuales serán adultos mayores de 60 años sanos, sin enfermedades graves. En cuanto a los virus respiratorios antes las vacunas aspiraban a llegar a un 70 por ciento de efectividad. Con la investigación que se produjo en pandemia el techo se subió hasta el 90 por ciento. “En un par de meses habrá vacunas contra el VSR para probar en Fase 3, las mismas que en Fase 2 funcionaron fuera de toda imaginación”, adelantó el infectólogo Fernando Polack, otros de los investigadores locales que trabaja en el proyecto.

Así como las guerras más cruentas generaron el desarrollo y la invención de tecnología de destrucción más eficaz, la pandemia deja como saldo provisorio la capacidad de mejorar las vacunas contra todos los virus respiratorios. Es difícil, en medio de tantas dificultades que continúa atravesando el mundo, hablar de efectos positivos, pero sí se trata, al menos, de una posibilidad de desarrollo impensada antes que el coronavirus emerja como una amenaza global.

.

También te puede interesar...