Argentina superó los cien mil muertos por coronavirus

Luego del reporte de ayer la cifra de muertos en el país por la pandemia llegó a 100.250. El gobierno nacional decretó cinco días de duelo. Argentina se ubica en el puesto doce entre los países con más mortalidad medida por cantidad de habitantes. Tres países de la región tienen registros aún peores.

Por Dr. Daniel Cassola

Dieciséis meses después de comenzada la pandemia en Argentina se registran 4,7 millones de casos confirmados y más de cien mil muertes. Si bien se trató de una experiencia desconocida y cambiante, era difícil de augurar un panorama tan sombrío allá por marzo de 2020. Si bien el proceso al que el coronavirus sometió al país no terminó, ya se pueden contextualizar algunos datos y arribar a algunas conclusiones primarias.

La extensa cuarentena de siete meses impuesta durante el 2020, que se quebró más de hecho, por el hartazgo general, que por las medidas de los gobiernos, no fue una estrategia exitosa. Produjo un gran daño económico y agotó las reservas de tolerancia en muchos sectores de la sociedad. Gran parte de los contagios y las muertes se produjeron a partir de la segunda ola, cuando los casos comenzaron a aumentar a partir de febrero.

Más que una realidad que se pueda medir es una sensación. Pero mucha gente ya no estaba dispuesta a cuidarse estrictamente después de tanto tiempo de encierro. O, por cuestiones materiales, ya no podía hacerlo. Los anuncios de vacunas que llegaron más tarde de lo estipulado, lo que no sucedió solamente aquí, tampoco contribuyeron. En esa demora de seis meses, Argentina vio cómo se incrementaron sus índices de contagio y mortalidad.

La situación de la región es particularmente severa en términos de la pandemia. El peor país del mundo en cuanto a muertos por cantidad de habitantes es Perú, con 5900 fallecidos por millón de habitantes. Brasil ocupa el octavo puesto con 2500, Colombia el onceavo con 2240 y Argentina el doceavo con 2210. Paraguay, Mexíco y Chile están muy cerca con registros de 1900, 1800 y 1700 respectivamente. Incluso Uruguay, con 1680, presenta un índice que se podría considerar como insatisfactorio.

En América del Sur, además, la pandemia generó situaciones de caos social, como las que se vivieron en Perú, Chile y Colombia. En Argentina hubo manifestaciones de distinto tipo, aunque nada por fuera de lo que puede ser corriente y tolerable en el país. El timing de algunas quizás no haya sido el mejor, pero eso corresponde a un análisis político que excede a esta nota.

Lo que queda aquí es continuar con la campaña de vacunación y, sobre todo, mejorar el 11,3 por ciento, número que indica el porcentaje de la población que ya recibió las dos dosis. Por ahora se priorizó llegar a más gente con una dosis. El 45,4 por ciento de población con una vacuna sí se ajusta más a la campaña realizada en otros países, aunque está lejos de ser un resultado descollante.

.

También te puede interesar...