Crisis en la salud bonaerense: en Luján hacen una vaquita para mantener la guardia

hospitales-paro

Por Dr. Daniel Cassola

A las cero de hoy martes comenzó el décimo paro de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires (CICOP) contra el gobierno de María Eugenia Vidal. En esta ocasión la protesta se trasladó a la Ciudad de Buenos Aires ya que se instaló una carpa blanca que permanecerá frente al Congreso por 72 horas. Uno de los tantos problemas de la salud es el salario de los profesionales, que pretenden un aumento del 40 por ciento y solo se les ha ofrecido uno del 16 por ciento.

Así describe la medida de fuerza María Teresa Sosa, médica del Hospital Fiorito y secretaria gremial de CICOP: “Estamos parando por la situación gravísima que se vive en los hospitales de la Provincia de Buenos Aires. Esta situación viene de la gestión anterior, pero esta gestión es la que tiene que dar respuesta y hasta ahora, pese a las declaraciones de la gobernadora María Eugenia Vidal sobre cuánto le importa la salud pública en la provincia de Buenos Aires, no hemos recibido respuesta”.

Además, Sosa contó: “Hasta ahora la única oferta salarial que hemos recibido fue un mísero 16 por ciento para un salario de un ingresante de 12 mil pesos. Esto hace que haya falta de personal y no se cubran las vacantes, lo que se traduce en falta de atención y situaciones de violencia contra los médicos por parte de los pacientes”, resumió la dirigente gremial.

El panorama sanitario en la provincia de Buenos Aires es muy complejo, y no solo por lo que sucede a nivel provincial, sino también en los municipios. En definitiva, para el bonaerense el hospital público es aquel al que puede acceder, al margen de la jurisdicción política que lo administre.

Como muestra de lo mal que puede funcionar un hospital público municipal está el Nuestra Señora de Luján. Literalmente ya no hay médicos en las guardias. Según informa un medio regional las enfermeras son las que se hacen cargo de la atención, como pueden, de los pacientes que presentan complicaciones. Durante el último fin de semana, las familias que tienen vehículo trasladaron a sus enfermos a otros centros de salud. Por ejemplo, un padre trasladó a su hijo con el suero colocado en su auto particular al Hospital Posadas, a más de 50 kilómetros de Luján.

Según cuentan los profesionales de la salud del hospital el director organizó una colecta entre los mismos médicos del nosocomio para poder afrontar el pago de algunas guardias. Un síntoma de que hay algo que en ese hospital no funciona más. Tanto los efectores provinciales como los municipales presentan problemas de estructura, personal y gestión de larga data.

Lograr que el sistema público de la salud mejore en Buenos Aires es una tarea tan titánica como necesaria.

.

También te puede interesar...