El alcohol arrasa con los jóvenes

Por Dr. Daniel Cassola

El Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires publicó una investigación realizada en la Ciudad de La Plata sobre el consumo de alcohol en niños y adolescentes que arroja algunos datos más que preocupantes.

El primer dato es que el 37 por ciento de los jóvenes entre 12 y 14 años dice haber consumido en una misma ocasión, por lo menos una vez al mes, cinco tragos de diferentes bebidas alcohólicas. El marco es que el 70 por ciento de los adolescentes consume alcohol a partir de los 12 años.

El sostenimiento de esta conducta, afirma el informe, lleva al deterioro cognitivo y físico de los jóvenes así como también a un daño en las relaciones sociales en general. El 22 por ciento de los jóvenes entrevistados dice no recordar qué sucedió en la noche en que combinaron tantas bebidas mientras otros tantos sostienen que lo hicieron porque “no pudieron parar de beber”.

Cuando se les pregunta por qué beben los jóvenes contestaron, en un 24 por ciento de los casos “para seguir al grupo”, el 12 por ciento “para sentirse más confiado”, el 10 por ciento “para relajarse cuando está nervioso” y el 8 por ciento “para olvidar sus preocupaciones”.

Además el alcohol y su consumo se vinculan a los festejos y las celebraciones, tal como sostiene el defensor adjunto Walter Martello, que asevera que “hay que desmitificar el vínculo entre alcohol y diversión”.

Los consumos desaforados de bebidas llevan a situaciones de mucho riesgo. Es común ver a chicos que literalmente terminan tirados en las calles luego de perder el conocimiento. En el Hospital Sor María Ludovica de La Plata informaron que los viernes, sábados y domingos se registran una gran cantidad de cuadros de pérdida del conocimiento e incluso niños en coma.

Según el estudio de la Defensoría las bebidas más consumidas son el fernet y el campari, seguidas por la cerveza, el vodka, ron y tequila. Además el trabajo sugiere que el consumo responde a los “estereotipos que se muestran en las publicidades”.

Quizás un punto de partido para desmitificar el vínculo entre alcohol y diversión o éxito sea el de la publicidad. Hoy nos parecería una locura, pero durante buena parte del siglo XX se asociaba al consumo de tabaco con la belleza, la inteligencia y la sensualidad. Incluso una marca se promocionaba diciendo que sus cigarrillos tenían “el sabor de la libertad”. ¿Por qué no podemos pensar que con el alcohol hoy se llevan adelante, de manera más que exitosa, las mismas operaciones de comunicación?

.

También te puede interesar...