El cine y el tabaco, una relación que indujo a fumar a millones 

James Dean-patricia-martin-zurro

James Dean, el rebelde sin causa.

Por Dr. Daniel Cassola

Todos los grandes actores de Hollywood, los de antes y los de ahora, aparecen fumando en pantalla. Ya sea Clint Eastwood en un western, Marlon Brando, James Dean o el actual Brad Pitt. El cine le ha dado históricamente un lugar de privilegio al cigarrillo. Fumar es una marca distintiva de personajes rudos pero también queda asociado en la composición de las imágenes con el éxito y la sensualidad.

La Organización Mundial de la Salud se propuso estudiar el fenómeno del tabaquismo y el cine para llegar a algunas conclusiones sorprendentes. Según investigaciones realizadas en Estados Unidos el 37 por ciento de los adolescentes que comienza a fumar lo hacen por influencia de las películas. Se trata de 6 millones de nuevos fumadores por año, de los cuales 2 millones acabarán muriendo por enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

La investigación determinó que en 2014 el consumo de tabaco apareció en el 44 por ciento de todas las películas de Hollywood y en el 36 por ciento de las clasificadas para jóvenes. Es más, el 59 por ciento de las películas más taquilleras incluyeron escenas de este tipo. Las autoridades sanitarias que trabajan en el Convenio Marco Contra el Tabaco de la OMS, un acuerdo firmado ya por 180 países, consideran que el cine sigue siendo uno de los canales por el cual se expone a millones de adolescentes a imágenes de personas fumando sin ningún tipo de restricción.

“Fumar en las películas puede ser una potente vía de promoción de los productos de tabaco y los 180 Estados Parte del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT) están obligados por el derecho internacional a prohibir la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco”, aseveró Douglas Bettcher, director del Departamento de Prevención de Enfermedades No Transmisibles de la OMS.

Es por ello que la OMS recomienda la siguiente serie de políticas:

• Exigir la clasificación para adultos de las películas con imágenes de consumo de tabaco para reducir la exposición general de los jóvenes a las escenas tabaco en las películas.
• La certificación en los títulos de crédito de la película de que los productores no reciben nada de valor por parte de nadie a cambio de usar o exhibir productos de tabaco en una película.
• Acabar con la exposición de marcas de tabaco en las películas.
• Exigir la inclusión de fuertes anuncios contra el tabaco antes de las películas que contienen imágenes de consumo tabaco en todos los canales de distribución (cine, televisión, en línea).

Es momento de dejar en claro que el fumar no nos hace más recios, ni guapos ni más sensuales. Es un hábito, una adicción, que muy probablemente nos lleve a enfermar. Nada más y nada menos que eso.

.

También te puede interesar...