El hospital de Iruya funciona sin quirófano, ni agua caliente, ni los medicamentos necesarios

Por Redacción Curar con Opinión (17-11-16)

Según la Auditoría General de la Provincia de Salta, el Hospital Ramón Carrillo de Iruya, Salta, posee Nivel de Complejidad II, pero “no se observaron los requerimientos necesarios para esa categoría” ya que “no dispone de quirófano, consultorio e instrumental de traumatología, ni unidad de cuidados intermedios”. Tampoco cuenta con “servicio de hemoterapia, sala de espera, infraestructura para guardia médica ni sala de estar para el personal”.

El Ramón Carrillo es la cabecera del área operativa zonal que incluye 19 puestos sanitarios y 7 fijos. Los auditores señalaron que “existe una gran dispersión por cuestiones geográficas de los puestos, a los que se accede con mucha dificultad”. De hecho, “en la mayoría de los casos es con mula o a través de largas caminatas”. De los $13,7 millones asignados para el 2014, “casi el 98% fue destinado a gastos en personal”, según detalla el informe aprobado en agosto de 2016. Los gastos en bienes de consumo representaron nada más que el 1,4% y encima “fueron subejecutados en un 10%”. Peor suerte corrieron los servicios, función a la que solo le correspondió un 0,6% del presupuesto y de ese total hubo un 40% que no se utilizó.

.

También te puede interesar...