La herencia es un sistema sanitario precario

repelbnr

Ante el brote de dengue la COFA informó faltantes de repelentes.

Por Dr. Daniel Cassola

Las gestiones se miden por los resultados, no por las intenciones ni por las declaraciones públicas. Luego de una breve transición las nuevas autoridades sanitarias del país están comenzando a desplegar sus administraciones. Es demasiado temprano para cualquier tipo de balance, porque las cuentas hay que sacarlas al final.

Lo que se puede hacer es un pantallazo de lo que quedó. Si miramos el sistema sanitario hoy nos vamos a encontrar con problemas de larga data y un esquema general que es precario. La disfuncionalidad de la salud como algo organizado no se paleó en ningún momento de los últimos doce años.

Que el sistema no funcione como tal, sino con el grado de dispersión actual solo mantiene una consecuencia que se extiende en el tiempo: la inequidad. En otras palabras, hay distintos tipos de salud, depende del bolsillo de cada uno.

Por medio de las noticias cotidianas podemos ver algunas de las costuras del problema. Siempre que pasa algo extraordinario la salud termina en offside. Con motivo del brote de dengue y otras patologías transmitidas por el mosquito, la Confederación Farmacéutica COFA reveló que hay faltantes de repelentes en la mayoría de las farmacias de las zonas donde ha comenzado a brotar la enfermedad.

Después de la experiencia de la epidemia de dengue en 2009, ¿a nadie se le ocurrió que hay que stockear este tipo de productos ante una situación similar? ¿No hay ningún dispositivo de emergencia previsto para repartir algo tan básico como repelente contra los mosquitos?

Además, en la Ciudad de Buenos Aires, el legislador del Frente Para la Victoria Gabriel Fuks presentó un pedido de informes porque en varios de los centros de atención comunitaria y centros sanitarios de la ciudad no hay mosquiteros. Los edificios viejos, sin mantenimientos, son ideales para que ante la menor lluvia se acumule agua y funcionen como criaderos de mosquitos.

En cuanto al sector de la seguridad social, los prestadores continúan aquejados por los problemas estructurales que ocasiona trabajar con PAMI. El directivo de Fecliba Néstor Porras dijo por estos días a un medio platense: “Las clínicas estamos en pleno estado deliberativo para decidir futuros pasos, ante el fuerte atraso y débitos indiscriminados y arbitrarios en el pago de prestaciones y, sobre todo, la falta de actualización acorde a una suba de precios, que para el caso de la salud, subió muy por encima del promedio de la inflación. A esto debe sumarse el fuerte incremento de insumos en general nacionales e importados por la devaluación de diciembre y ante la novedad del fuerte aumento en las tarifas de servicios públicos como la electricidad, que ronda en un promedio de 300%”.

Por donde se mire hay problemas, necesidades insatisfechas y una demanda de atención que en muchos casos está pendiente. Si realmente se quiere trabajar para mejorar la salud y construir un sistema que de prestaciones de calidad con equidad, la tarea va a ser muy ardua.

.

También te puede interesar...