¿La pandemia se podría haber evitado?


Es lo que sostiene un panel de expertos independientes convocados por la Organización Mundial de la Salud para investigar la evolución de lo sucedido con el coronavirus. Fallas en las alertas y los cambios necesarios para evitar una nueva pandemia. La clave es el tiempo perdido.

Por Dr. Daniel Cassola

Más de un año de vida pandémica después puede parecer que revisar que se hizo mal es algo así como darse latigazos en la espalda a uno mismo pero resulta necesario, al menos, para que si la situación se repite se pueda contener con mayor eficacia. La principal conclusión a la que arribaron un grupo de expertos convocados por la OMS apunta en esa dirección: la pandemia se podría haber evitado y hay que cambiar para que, dado el caso, no se repita. “El mundo debe aprender de los errores”, es la frase que se destaca en el informe final.

“El sistema actual falló en protegernos de la pandemia del Covid-19. Y si no actuamos para cambiarlo ahora, no nos protegerá de la próxima amenaza pandémica, que podría ocurrir en cualquier momento”, sostuvo la copresidenta del panel de expertos y ex presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf. Una de las principales cuestiones tiene que ver con los sistemas de alerta y la declaración de emergencia. Desde hace tiempo en la comunidad científica se advertía sobre una pandemia que podía ser causada por un virus respiratorio pero no lograron mayores repercusiones.

A su vez, la declaración de emergencia a nivel internacional fue tardía. Se considera a febrero de 2020 como un “mes perdido” en lo que concierne a la respuesta contra el virus. Desde hace una década, 11 paneles y comisiones de alto nivel habían emitido recomendaciones para la preparación para una pandemia mundial en 16 informes. “A pesar de sus mensajes coherentes, pocas de estas sugerencias se han aplicado”, lamentan los autores de este nuevo documento, que aseguran que las amenazas para la salud no han generado la misma preocupación (ni inversión) que otras, como las de guerra o terrorismo.

Las capacidades de respuesta de los países eran, en la mayoría de los casos, insuficientes, lo que ha quedado demostrado en el último año. España, por ejemplo, ni siquiera contaba con equipos de protección suficientes para atender las primeras semanas de crisis. Los pocos gobiernos que sí habían preparado y probado su capacidad de respuesta fueron los de lugares que ya habían sufrido el antecedente directo del SARS, en 2003, como Corea, Japón y Taiwán.

Entre finales de diciembre, cuando se detectan las primeras neumonías atípicas en China, y el 30 de enero, el día en que la OMS declaró la alerta mundial, “no hubo la suficiente rapidez”. El principio de esta cadena fue China, donde “la información sobre los casos y sus características no estuvo disponible con la suficiente rapidez”, sostiene el documento. China recién notifica que el virus puede contagiarse entre personas el 20 de enero. A partir de ahí, a juicio del panel, debería haber llegado una emergencia internacional que todavía se demoró 10 días entre debates en el seno de la OMS.

Cuando esta se declaró, “la mayoría de los países no respondieron adecuadamente”, afirman los analistas. Muestra de ello es que la declaración de emergencia internacional no significó restricciones concretas. Ni siquiera hubo una recomendación de limitar las comunicaciones con China. “Si se hubieran impuesto restricciones de viaje más rápidamente y de forma más generalizada, se habría frenado enormemente la transmisión de la enfermedad”, aseguró la ex presidente de Nueva Zelanda Helen Clark. “Lo seguimos viendo hoy, en países muy dependientes del turismo que se han abierto y han terminado con nuevas olas de transmisión”, agregó.

Por último, se sostiene que “febrero fue un mes perdido” en la contención del brote, “incluso cuando era evidente que las infecciones se estaban extendiendo en el mundo”. Clark lo atribuyó a la “falta de liderazgo y de coordinación global”, combinadas con las “tensiones geopolíticas y el nacionalismo”, que debilitaron el sistema de toma de decisiones multilaterales. La pandemia debería dejar sus enseñanzas y un conocimiento para evitar nuevos episodios de este tipo en el futuro. Aunque, como dice el refrán español, el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Ojalá que no.

.

También te puede interesar...