La Plaza de Mayo debería ser de todos

tumblr_nigb90pAtT1rf9hn3o1_1280-e1421757412421

La última protesta en Plaza de Mayo fue el día que se conoció la muerte del fiscal Nisman.

Por Dr. Daniel Cassola

Desde hace tiempo venimos comentando las transformaciones que viene sufriendo uno de los símbolos de Buenos Aires, la Plaza de Mayo.

Particularmente nos ha interesado una de las plazoletas que se encuentra al costado de la Casa Rosada, la que llevaba el nombre de Colón. Desde hace un tiempo fue rebautizada con el nombre de Juana Azurduy y se espera que próximamente haya allí una estatua de esta mujer que luchó en las guerras de independencia en el Alto Perú.

Desde hace años esta plaza se encontraba vallada, como si fuera un anexo de la Casa de Gobierno, cuando siempre había sido de público acceso. En su momento el argumento esgrimido fue que la vallaban por cuestiones de seguridad. Al parecer esas cuestiones se tornaron permanentes ya que las vallas nunca se removieron.

Más angustiante aún resulta el destino del monumento a Colón, que por estas horas se encuentra desguazado y en proceso de refacción. Las últimas noticias sostienen que recién en el año 2016 se va a poder restaurar el monumento en una plaza de la Costanera.

Hay dos razones para la demora. La primera es legal. Todavía hay pendiente de resolución en la Justicia un recurso de amparo promovido por asociaciones civiles, entre ellas el Círculo Italiano.

El segundo motivo tiene que ver con una cuestión de refacciones. Para poder soportar al monumento se necesita acondicionar el suelo de la plaza en la Costanera, por lo que es necesaria una obra antes de emplazar la estatua allí.

Pero lo más novedoso, sucedido hace días, es que las vallas que se encuentran en la plaza, y que prohíben el acceso al tercio más cercano a la Casa Rosada se han convertido en permanentes.

Vale recordar que esas vallas se colocaron por primera vez en el año 2001, a raíz de las masivas protestas que terminaron con el Gobierno de la Alianza.

Después, en los años siguientes se han mantenido salvo cuando se instalaron escenarios para realizar distintos tipos de festejos.

La novedad del momento es que luego de las protestas sucedidas por la muerte del fiscal Nisman las vallas se han soldado, por lo que se han integrado definitivamente al paisaje de la Plaza de Mayo.

Como si fuera una metáfora de la realidad, primero se avanzó en una plaza y luego con las vallas. Cada vez queda menos Plaza de Mayo disponible para todos.

.

También te puede interesar...