La provisión “inestable” de vacunas, un problema mundial

Así calificó a la llegada de dosis el ministro de Salud porteño Fernán Quirós. Al parecer las compañías productoras sobrevendieron o prometieron una cantidad de producto que luego no pudieron realizar. La Unión Europea analiza bloquear la exportación de vacunas. Aerolíneas busca poco más de 200 mil nuevas dosis en Moscú.

Por Dr. Daniel Cassola

Los plazos de la vacunación comienzan a estirarse por encima de los plazos fijados en público, lo que se debe tanto al apuro de los gobierno por generar algo de confianza y estabilidad como a los problemas de logística y operación de una empresa sin precedentes como es la fabricación de vacunas para prácticamente toda la población mundial. Las cifras prometidas, que ahora aparecen revoleadas al aire, indicaban que al menos un millón de vacunas rusas iban a llegar antes de fin de mes, con posibilidad de sumar otras tantas tanto de ahí como de China.

Lo cierto es que el avión que partió ayer y regresará mañana de Moscú traerá alrededor de 220 mil dosis uno, para que más personas inicien el proceso de vacunación en Argentina. Así alrededor de 500 mil personas habrán sido vacunadas cuando se agoten los stocks disponibles. Se trata de poco más del uno por ciento de la población, por lo que ni siquiera hace falta decir que en vistas de la inmunidad colectiva se trata de un número irrelevante.

 “La producción de vacunas tiene muchos componentes y si hay problemas con uno, se demora todo”, explicó el titular del Fondo Ruso de Inversión Directa, Kirill Dmtriev, responsable del organismo que administra la Sputnik V desarrollada por el Instituto Gamaleya. Las declaraciones del funcionario a una cadena de televisión estadounidense se pueden leer como una admisión de las demoras de la producción. Además la demanda de la vacuna rusa está en aumento. Ya firmaron acuerdos con 14 países, próximamente lo harán con México que puede ser otro gran demandante y anunciaron que otras 24 naciones aprobarán la Sputnik V en la próxima semana. Todos quieren lo mismo, una vacuna. La procedencia ya pasó a un lugar marginal en el debate.

“No vamos a abrir previamente los turnos porque creemos que podemos generar cierta sensación de vacunación inmediata, cuando necesitamos la confirmación semanal de cada partida de los vuelos por parte de Nación”, comentó el ministro porteño Quirós, con cautela, en respuesta ante la falta de un sistema de inscripción online en la Ciudad. Por ahora en la Ciudad y en las demás jurisdicciones del país la vacunación se realiza a cuentagotas.

La misma crisis se da en buena parte del mundo. Particularmente severa es en la Unión Europea, atravesada a pleno por la segunda ola de casos, que analiza restringir las exportaciones de las vacunas que se producen en esos países. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, señaló que “Europa invirtió miles de millones para desarrollar las primeras vacunas contra el coronavirus y ahora, las empresas deben mantener sus promesas y honrar sus obligaciones”.

Contra cualquier tipo de optimismo inicial la vacunación se realiza lentamente casi en todo el mundo. A la vez la pandemia hace que la paciencia sea un recurso aún más escaso que las mismas vacunas.

.

También te puede interesar...