La segunda ola es inminente

Las distintas autoridades sanitarias del país coinciden en se está dando inicio a la segunda ola de contagios de coronavirus. En el país subieron los diagnósticos positivos en un 18,5 por ciento en las últimas dos semanas. Por ahora no habría nuevas medidas para endurecer las restricciones.

Por Dr. Daniel Cassola

Con distintos eufemismos las autoridades sanitarias de los distintos distritos del país coinciden en que si la segunda ola no llegó está muy cerca. En los últimos catorce días la escalada en los contagios se acerca al 20 por ciento. En la actualidad hay más de 150 mil personas que están cursando la enfermedad, aunque el salto en la mortalidad es mucho menor que en los positivos.

Ayer la ministra de Salud Carla Vizzotti sostuvo que la “segunda ola es una realidad”. A su vez el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, advirtió que por delante hay “un escenario de una segunda ola que al día de hoy está muy cerca, no podemos anticipar cuándo será, pero está muy cerca y estamos viendo un aumento leve pero paulatino de casos”. “Los casos continúan en aumento”, admitió a su turno el ministro de Salud bonaerense Daniel Gollán.

Según las hipótesis de los especialistas los factores que explican la suba en los casos son los relajamientos en las medidas de prevención, la falta de restricciones para circular y el impacto por el regreso de las clases presenciales. Por ahora la mayor preocupación del gobierno nacional radica en que no se expanda la variante de Manaos (Brasil) y las otras mutaciones del coronavirus que podrían ser más contagiosas.

Si bien en lo inmediato no habría anuncios de nuevas medidas se evalúan mayores restricciones en los pasos fronterizos y de los vuelos que existen con los países vecinos. Otra cuestión que está en análisis es la de cancelar los viajes de egresados al exterior, luego de que un vuelo regresara con 44 infectados desde Cancún. En cuanto a restricciones como las que se iniciaron hace un año el gobierno considera que no hay resto social ni económico para implementarlas.

Hace unos días un grupo de científicos publicó una carta en la que reclaman el cierre transitorio de fronteras y el control estricto del reingreso al país. “Este control estricto debe incluir el cumplimiento de un confinamiento obligatorio por un lapso de 14 días para todos aquellos que reingresen a nuestro país, en hoteles o centros previamente asignados a esta tarea. Estas medidas deberían ser independientes de los estudios diagnósticos que los viajeros acrediten, atendiendo a que los mismos son incapaces de descartar la existencia de un proceso infeccioso incipiente. Evitar o al menos demorar la circulación comunitaria de la variante P1 en el país, mientras avanza la vacunación, podría significar salvar miles de vidas”, dice el texto de la declaración.

Los firmantes observaron “una situación alarmante, definida no solo por un aumento de casos en nuestro país, Chile, Uruguay, Paraguay y Brasil, sino también por el surgimiento de variantes nuevas de SARS-CoV-2 que se caracterizan por su mayor transmisibilidad, la mayor gravedad de los cuadros clínicos que ocasionan y, particularmente, por su capacidad de evadir la inmunidad protectora que confiere tanto la previa infección, como algunas de las vacunas que actualmente se están administrando”.

Del lado de la vacunación hoy a la madrugada partió un nuevo avión de Aerolíneas Argentinas a Moscú. Las dosis están llegando con mayor asiduidad pero no con la suficiente como para cubrir a todos antes del invierno. Por eso es que se evalúa priorizar a los mayores por sobre, por ejemplo, las fuerzas de seguridad. Ya los días se hacen más cortos y las noches más largas. La inminencia del otoño se preanuncia con días más frescos. A un año de iniciada la pandemia Argentina espera una segunda ola que parece inevitable.

.

También te puede interesar...