Los jubilados son cada vez más pobres


La inflación demuele los aumentos que otorga la fórmula de movilidad aprobada el año pasado. La jubilación mínima está hoy en 23 mil pesos. Medicamentos y alimentos son de los rubros en los que más se nota el aumento de precios. El gobierno estudia la posibilidad de otorgar un bono a mitad de año.

Por Dr. Daniel Cassola

Los rumores y la información periodística alrededor de los funcionarios del gobierno indican que se estudia el pago de un bono a los jubilados de entre 6500 y 8000 pesos. En abril y mayo ya se aplicó una medida similar pero por una cifra mucho menor: 1500 pesos. Las compensaciones son necesarias porque mes a mes los jubilados ven cómo su ingreso se deteriora frente a la inflación.

En el año los aumentos que recibieron los jubilados para los primeros seis meses sumaron un 20,2 por ciento. Con el dato de la inflación de mayo el acumulado anual es de 21,5 por ciento. O sea que todavía falta computar un mes de inflación, que nadie calcula por debajo de los tres puntos, y los precios ya le ganaron a los ingresos de los jubilados. La comparación interanual es directamente demoledora. En mayo la mejora interanual que alcanzaron las jubilaciones es del 29,4 por ciento mientras que la inflación estuvo en el orden del 49 por ciento.

El pago de bonos extraordinarios para compensar y los números expuestos dejan en claro que el cambio en la fórmula de la movilidad empeoró los ingresos de los jubilados. Sin entrar en detalles técnicos la fórmula pondera más a los salarios y los ingresos de la Anses que a la inflación. O sea, en tiempos de crecimiento las jubilaciones ganarían poder adquisitivo, pero en tiempos de poca actividad y alta inflación, como los que corren, sucede lo contrario.

Según cálculos del Defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, tras el cambio de fórmula, los jubilados apenas pueden cubrir un 37 por ciento de sus necesidades básicas. Semino también fue crítico del gobierno de Mauricio Macri, durante el cual sostiene que los jubilados perdieron 20 puntos contra la inflación, y considera que en 2020 la pérdida fue de 10 puntos. Este año los jubilados estarían ya 5 puntos más abajo.

Ante este sombrío panorama desde el gobierno brindaron algunas explicaciones. El jefe de gabinete Santiago Cafiero pronosticó que “en 2021 habrá un crecimiento real de jubilaciones y salarios”. Lo que explicó el funcionario es que las paritarias se comienzan a cerrar a partir de junio por lo que en la segunda mitad del año el poder adquisitivo de los trabajadores, activos o pasivos, debería crecer.

La apuesta del gobierno parecería ser que los salarios crezcan e impulsen a las jubilaciones. Por otra parte también debería crecer la recaudación de Anses que este año tiene una tendencia del 5 por ciento a la baja. Las palabras de Cafiero parecen estar más impulsadas por el optimismo de cara a las elecciones legislativas que a la realidad. Lo cierto es que los jubilados en Argentina son cada vez más pobres.

.

También te puede interesar...