Ni una menos, capítulo dos

ni-una-menos-480x360

Por Dr. Daniel Cassola

En el día en el que se efectúa la segunda movilización bajo el slogan Ni Una Menos, a un año del primero, vale hacer un balance de lo sucedido a partir de aquella masiva movilización, que como la de hoy, buscará conmover a la sociedad. El año pasado, el éxito de la concurrencia, la masividad del evento y su réplica en las distintas ciudades del país constituyeron un hecho histórico y noticioso en sí mismo.

La movilización puso en el debate público, quizás como nunca antes, el problema de la violencia de género. El primer objetivo de toda marcha es la visualización del reclamo, y en ese sentido, todo lo que ha hecho Ni Una Menos ha sido un éxito rotundo. Prácticamente todos los medios de comunicación adoptaron la modalidad de hablar de “femicidios”, e intentan una cobertura diferenciada de este tipo de ataques cada vez que se hacen públicos.

Ahora, lo que es más importante, no necesariamente este tipo de episodios violentos ha disminuido desde que se han vuelto más públicos. Por estos días se realizó en el Congreso la presentación del Registro Nacional de Femicidios y la actualización del Informe Deudas pendientes en la eliminación de la violencia contra las mujeres.

De acuerdo con el relevamiento realizado entre el 3 de junio del 2015 y el 31 de mayo del 2016 a través del análisis de medios digitales gráficos, se registraron en la Argentina un total de 217 femicidios y 24 femicidios vinculados (9 femicidios vinculados de mujeres y niñas y 15 femicidios vinculados de varones y niños). También se registraron 8 travesticidios.

Algunos de los datos que surgen del Registro Nacional de Femicidios son:

– El 86% de los femicidios fueron cometidos por hombres del círculo íntimo y conocidos de las víctimas. El 4% fue cometido por extraños y el 10% se desconoce.

– El 20% de las mujeres habían realizado denuncias, y el 12% tenían medidas de protección dictadas por la justicia.

– El 65% de los femicidios se concentra en la franja etárea que va de los 16 a los 40 años de las víctimas.

Es de esperar que luego de la movilización, que seguramente será masiva, se profundice el trabajo para que cuando hagamos el capítulo tres de esta historia hablemos de más conciencia y menos víctimas.

.

También te puede interesar...