Por qué la grasa de tus glúteos y muslos puede no ser tan mala como parece

A menudo se dice que toda grasa corporal acumulada es mala para nuestra salud y que debemos eliminarla cuanto antes.

Sin embargo, muchos médicos no están de acuerdo con esta afirmación e incluso aseguran que alguna es beneficiosa.
Fredrik Karpe, del Centro para la Diabetes, Endocrinología y Metabolismo de Oxford (OCDEM, por sus siglas en inglés) dice que el tejido graso no es tan dañino como muchos piensan.
“Hay pruebas sólidas, estudios epidemológicos, que indican que, si tienes sobresepeso y no tienes problemas metabólicos, no obtienes ningún beneficio por perder peso“, le dijo a la BBC.
Karpe, quien realiza investigaciones sobre los efectos de la grasa corporal, no entiende por qué se ha “satanizado” hasta tal punto el tejido graso y sostiene que éste es “un órgano absoluta y totalmente vital para el cuerpo humano“.
Y no es el único que lo piensa.
Porcentaje ideal de grasa corporal
Grasa esencial
Mujeres:10-13% Hombres:2-5%

Atletas Mujeres:14-20% Hombres:6-13%
Fitness Mujeres:21-24% Hombres:14-17%
Promedio Mujeres:25-31% Hombres:18-24%
Obesos Mujeres:32%+ Hombres:25%+
American Council on Exercise (ACE)

“La grasa en sí misma no es perjudicial. Hay que tener en cuenta su distribución en el organismo y analizar el riesgo que supone para la salud”, le contó a BBC Mundo Irene Bretón, médico del hospital Gregorio Marañón de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

“Todo tiene sus grados. La obesidad es un aumento de grasa y, dependiendo de dónde este localizada, puede tener un riesgo metabólico mayor o menor”, aseguró.
Bretón también subraya la importancia de “individualizar” cada caso, teniendo en cuenta “tanto el peso como el estilo de vida de la persona”, además de estudiar si existen “complicaciones”.
La doctora Susana Monereo, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), está de acuerdo.

“Sabemos que la grasa corporal es un tejido esencial en la supervivencia humana. Es un depósito de energía portátil que regula el metabolismo y las hormonas, y su importancia reside en dónde está localizada”, le explicó a BBC Mundo.

¿Grasa “buena” y “mala”?

Tanto Bretón como Monereo coinciden en que la grasa subcutánea (aquella que está debajo de a piel), “tiende a ser protectora, preferentemente si se encuentra en las caderas y en los glúteos”.
Pero no siempre es positivo tener este tipo de grasa.
“El problema es que un exceso de grasa subcutánea, aunque sea protectora, también puede tener efectos no deseables, como deformidades del cuerpo y problemas de sobrecarga articular”, dice Monereo.

La opinión de Karpe al respecto es mucho más radical.

La grasa intrabdominal suele favorecer el riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares, a diferencia de la que se encuentra en muslos y glúteos.
“La grasa de los muslos y la que se forma alrededor del glúteo es extremadamente buena y se acumula de forma segura para que no se distribuya por otras partes del cuerpo”, sostiene el especialista.

Fuente: bbc

.

También te puede interesar...