Qué es el hidrógeno verde, el combustible ecológico que se producirá en Río Negro

Ayer comenzó la cumbre climática mundial COP 26 en Glasgow, Escocia, que fue el marco para el anuncio de una millonaria inversión en Argentina por parte de una empresa australiana. El hidrógeno verde es considerado una de las fuentes de energía del futuro como reemplazo del petróleo.

Por Dr. Daniel Cassola

La empresa australiana Fortescue Future Industries (FFI), de capitales australianos, anunció ayer un plan de inversiones de 8400 millones de dólares para desarrollar el combustible conocido como hidrógeno verde en la provincia de Río Negro. El vocero de la compañía fue el ex jugador de rugby y capitán de Los Pumas, Agustín Pichot, que es el presidente de la empresa para América Latina. El proyecto se desarrollará en la localidad de Punta Colorada, a 170 kilómetros de Puerto Madryn.

El presidente Alberto Fernández y distintos funcionarios celebraron el anuncio. Fernández afirmó que “el hidrógeno verde es uno de los combustibles del futuro y llena de orgullo que sea la Argentina uno de los países que esté a la vanguardia de la transición energética”. A su vez, el canciller Santiago Cafiero aseguró que el proyecto “es un vector de desarrollo y de conocimiento a partir del cual la Argentina se puede parar en un nuevo concierto que se está discutiendo en el mundo, en esta conferencia (por la COP26)”.

A su turno, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, aseguró que la empresa australiana “no pidió trato diferencial” en aspectos como tipo de cambio diferencial o sobre remesas de utilidades, aunque sí la “certidumbre en materia de inversiones y algunas preocupaciones con el repago de deudas e intereses”.

La ventaja competitiva que presenta la Argentina para la producción de hidrógeno verde es el viento. El hidrógeno verde es considerada una de las energías del futuro, y es fundamental para descarbonizar la estructura productiva, con un impacto muy positivo para luchar contra el cambio climático. Se llama verde no por su color concreto sino justamente por el efecto positivo en el medioambiente. 

Una de las aplicaciones que se piensa a futuro es para el transporte pesado (por ejemplo, camiones y buques) y de larga distancia. También es fundamental para descarbonizar industrias que consumen mucha energía, tales como el acero, el cemento, el papel o la de fertilizantes. Con este proyecto, la energía que generan los vientos de la Patagonia (de los mejores del mundo), va a poder ser industrializada y exportada.

El objetivo de las plantas que se instalarán es poder separarlo, porque se obtiene un producto final cuya aplicación tiene un rendimiento que lo hace sumamente atractivo. El hidrógeno verde que impulsa la empresa australiana en Río Negro tiene como materia prima el agua y como proceso la electrólisis, que precisa electricidad. Lo ambientalmente amigable está dado en que se plantea que esa electricidad provenga de fuentes no fósiles, esencialmente energía eólica. La Patagonia es una de las zonas del mundo con mejores vientos.

Más allá del optimismo desbordante de los anuncios, en concreto la evolución del proyecto se verá a partir del año próximo. La primera etapa de lo que anunció Fortescue comienza en 2022 y finaliza en 2024, con una inversión aproximada de 2500 millones de dólares. Hidrógeno verde es un término que ganará popularidad en la carrera del hombre por superar la crisis ambiental generada por el consumo de carbón y petróleo.

.

También te puede interesar...