Una muerte dudosa que pesa sobre las instituciones

0119_fiscafein_nisman_g.jpg_1510137780

La carátula de la causa continúa siendo “muerte dudosa”.

Por Dr. Daniel Cassola

Lejos de llegar a una respuesta satisfactoria para las dudas que gran parte de los argentinos sostienen sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman, ayer la causa no produjo avances significativos.

Más bien se produjo lo contrario. Al dar negativo el estudio que buscaba detectar pólvora en las manos del fiscal se incrementan las vacilaciones sobre lo que pasó.

Al momento la prueba que ha difundido la fiscal Viviana Fein es contradictoria, no porque haya elementos para cuestionar el trabajo judicial, sino porque por ahora lleva a un callejón sin salida.

Por un lado se sostiene, por el análisis de la escena, que Nisman se encontraba solo. O sea, no hay ninguna prueba al momento que indique que había otra persona en el departamento. Pero al mismo tiempo no se puede sostener aún que el fiscal se haya suicidado, porque no hay indicios suficientes para sostener que con sus manos haya disparado un arma.

Justamente el arma es otro punto que resta aclarar. Si Nisman tenía a su nombre dos artefactos, una 9 milímetros y un calibre 38, ¿Para qué le iba a solicitar a un compañero de trabajo que le preste un 22?

Otra cuestión que resta por aclarar es el papel de la custodia. Hay en los distintos relatos cierta inconsistencia en cuanto al trabajo que realizó la seguridad. Por ejemplo, hay demasiadas horas en las que no habrían tenido contacto con el fiscal.

Paradójicamente hoy la única certeza es la duda. La causa está caratulada como “muerte dudosa”, y aún no parece haber elementos suficientes para cambiar ese rótulo.

La incertidumbre que genera la muerte del fiscal hoy se cierne sobre el conjunto de las instituciones del país. La primera en cuestión es el área de inteligencia. Ya en la opinión pública hay un debate en marcha sobre el futuro de la inteligencia, sobre posibles reformas y sobre una estructura que parece sumamente corrompida.

Pero mientras no se esclarezca la muerte del fiscal, las dudas se van a ir acrecentando sobre el gobierno nacional y la justicia.

En otras palabras, no solo la familia del fiscal se ve conmovida y perjudicada por los hechos. Mientras la muerte de Nisman siga siendo dudosa es el conjunto de las instituciones del país las que están bajo sospecha.

.

También te puede interesar...