¿A qué edad debe producirse la jubilación?

Reclamo-Protesta-callejera-jubilados-tiempo_CLAIMA20121208_0151_24

Por Dr. Daniel Cassola

Las declaraciones del titular del PAMI, Carlos Regazzoni, sobre la posibilidad del incremento de la edad jubilatoria abrieron la polémica. Si bien se expresó una opinión y no se dio cuenta de un plan para realizar una reforma en la estructura de jubilaciones ya son varios los que prendieron la alarma: ¿Piensa el gobierno aumentar la edad jubilatoria?

Por ejemplo, el defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, con los reflejos que los caracterizan,  sostuvo que aumentar la edad jubilatoria “no tiene sentido por la falta de creación de puestos de trabajo y el alto porcentaje de empleo en el país”.

“Si se amplía en dos o cinco años, lo que va a hacer es estancar el ingreso al mercado de trabajo. Aumentar de 65 a 70 años la edad jubilatoria significa que no entrarán al mercado de trabajo los chicos de 18 a 23 años porque no se están generando nuevos empleos”, opinó.

Luego, con el transcurrir de las horas pudimos atender otras opiniones. Consultado sobre el tema, René Knopoff, director de la especialización en Gerontología de la Universidad Maimónides, sostuvo: “No me animaría a decir una edad matemática concreta para la jubilación porque hay tantas formas de envejecer como personas, pero sí que vamos mejorando. Hoy la edad a la que alguien es considerado viejo se corrió y sigue mejorando la expectativa y la calidad de vida”.

Creo que al abordar este tema hay diferentes enfoques posibles. El más importante se sitúa en la mirada que puede tener el adulto mayor, o quien está en tránsito a serlo. El trabajo es un derecho así como la jubilación.

Llegado el momento de la edad que indica la ley hay tres opciones: jubilarse, continuar trabajando, o modificar el esquema laboral. Seguramente quienes realizan tareas que involucra el desgaste físico, o estén sometidos a un alto nivel de estrés opten por jubilarse, y están en todo su derecho. Aumentar la edad jubilatoria en el caso de los estibadores de grano o los choferes de transporte público, por poner solo dos ejemplo al azar, sería, seguramente, muy perjudicial para estas personas.

Luego quienes se sientan en condiciones de continuar con su tarea deberían poder hacerlo sin sentirse discriminados. Hay regímenes compulsivos de jubilación, como por ejemplo el de los profesores universitarios, una tarea que perfectamente puede ser desempeñada por un adulto mayor. Aquí primaría el derecho al trabajo del que quiere continuar trabajando.

O sea que una primera impresión sobre el debate es que si solo miramos la cuestión fiscalista sobre los aportes y las jubilaciones, vamos a estar dejando de lado el costado humano que es el más importante. A los 65 años las personas tienen derecho a jubilarse o a seguir trabajando, si así lo necesitan o desean.

.

También te puede interesar...