Como sucede con otras enfermedades respiratorias los fumadores tienen un peor pronóstico si contraen coronavirus

El coronavirus está siendo estudiado en todo el mundo desde distintos ángulos. Un estudio publicado en la prestigiosa revista Cell sostiene que ser fumador pasivo o activo empeora las posibilidades de sufrir un cuadro grave y morir tras una infección por Covid-19.

Por Dr. Daniel Cassola

Dentro de los tan mencionados por estos días grupos de riesgo se encuentran los mayores de 65 años, y quienes sufren condiciones prevalentes como la diabetes, las enfermedades respiratorias crónicas, la hipertensión o la obesidad. Ya aquí indirectamente los fumadores entran en consideración. El consumo de tabaco está asociado al EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), las bronquitis crónicas, el enfisema y el cáncer de pulmón. En otras palabras, el cigarrillo y sus variantes son el factor principal para la aparición de estos males.

¿Pero qué sucede con los fumadores y el Covid-19? Está probado que la exposición al humo que se inhala al fumar reduce la inmunidad innata de la mucosa pulmonar, lo cual torna más viable la reproducción y replicación del virus. En un pulmón afectado por el cigarrillo el virus puede encontrar un mejor lugar para vivir y reproducirse. Otro dato relacionado al tabaquismo es que la exposición al humo reduce la respuesta al interferón. El interferón es una proteína que producen las células cuando son infectadas. Se podría decir que funciona como una alarma para el sistema inmune. Con el interferón las células de alguna manera comunican que allí hay un problema. Muy simplificadamente la progresión sería así: más humo, menos interferón, menos posibilidad de una respuesta inmune exitosa.

Teniendo en cuenta esta información es evidente que el tabaquismo puede ser considerado un factor para los casos más graves de coronavirus. Además ya hay estudios demográficos preliminares que muestran que los fumadores tienen un mayor riesgo de enfermedad y muerte. Pero la ciencia además de saber el qué debe trabajar para encontrar el porqué, las razones que llevan a que la interacción entre fumar y Covid-19 sea la descrita.

Para ello, según consta en el artículo, se realizó un estudio comparando infecciones de coronavirus. En laboratorio se infectó tejido pulmonar, producto de donaciones, de fumadores y no fumadores. Luego se compararon los dos grupos. Los investigadores vieron entre dos y tres veces más células infectadas en el caso de los fumadores. Avanzando aún más en sus análisis, los investigadores determinaron que fumar resultó una infección más severa de coronavirus, al menos en parte, al bloquear la actividad de las proteínas mensajeras del sistema inmunológico llamadas interferones. 

Se trata de un resultado previsible pero que agrega una prueba más sobre lo dañino del fumar. Son tiempos difíciles y de mucha carga emocional. De todas maneras quienes todavía fuman deberían hacer el esfuerzo de dejar. Hay quienes pudieron solo y quienes necesitaron algún tipo de terapia o tratamiento. Pero se puede, y se debe, dejar de fumar.

.

También te puede interesar...