Consejos básicos para prevenir los síntomas del otoño

La inestabilidad climática de la época impacta en el organismo. Cómo evitar cuadros respiratorios.

Días grises, húmedos, frescos, lluviosos, ventosos. El otoño llegó para quedarse. Y con él, el indeseable combo de pañuelos descartables, picazón en la nariz, tos y estornudos. Evitarlos no siempre es posible, pero hay métodos efectivos que pueden ayudar a prevenirlos y a pasar esta época del año lo mejor posible.

La inestabilidad climática propia de la época impacta en el organismo con ese conjunto de síntomas molestos y afecciones respiratorias. Pero no se trata de una “alergia al cambio de clima”, como muchas veces suele escucharse, aclaran desde el Hospital de Clínicas.

Una alergia, explican, se da cuando el organismo reacciona a la exposición a un determinado alergeno. En esta época, los ácaros, los hongos aerógenos y el polen de arbustos o malezas forman parte de la polución tanto fuera como dentro de las casas y son responsables de algunas formas de alergia que se manifiestan con síntomas como rinitis, secreción nasal, lagrimeo, picazón en el paladar, estornudos y, en los casos más graves, se puede llegar al asma bronquial.

La clave está en conocer y diagnosticar en forma temprana la alergia, porque existe medicación preventiva que puede atenuar los síntomas de las personas que son suceptibles de sufrir estos cuadros, afirman especialistas del Clínicas en un comunicado.

Una serie recomendaciones para implementar en casa también ayuda a prevenir las afecciones respiratorias: evitar las alfombras, la acumulación de papeles y libros, las habitaciones con hongos en las paredes, la excesiva cantidad de muebles y objetos en los dormitorios y mantener limpia la ropa de cama.

En otoño, además, aumentan los casos de resfríos, gripes y otras afecciones de tipo viral. Hábitos básicos como el lavado de manos, o el uso de alcohol en gel cuando no se dispone de agua y jabón, son los más eficaces para evitar el contagio.

La vacuna antigripal es otra forma de anticiparse a las complicaciones del invierno. Está especialmente indicada para mayores de 65 años, chicos entre 6 meses y dos años, personas con diabetes, enfermedades cardiorrespiratorias, renales crónicas, que se encuentren inmmunocomprometidas, o trabajen en el ámbito de la salud.

Fuente: Clarín

.

También te puede interesar...