Día Mundial del Síndrome de West: una enfermedad poco frecuente que afecta a niños menores de un año

Por Redacción Curar con Opinión

El Síndrome de West es una enfermedad que, aunque no es muy conocida, afecta a muchos niños en todo el mundo. Por esta razón, cada 10 de abril se conmemora el Día Mundial del Síndrome de West, con el fin de sensibilizar a la población mundial sobre esta patología.

El Síndrome de West se caracteriza por una encefalopatía epiléptica que se produce durante el primer año de vida de los niños, generalmente entre los 2 y 12 meses de edad. Esta enfermedad se manifiesta a través de convulsiones y afecta a la memoria, la atención, el desarrollo psicomotriz y las capacidades de aprendizaje de los niños.

El Síndrome de West tiene una incidencia estimada de 1 por cada 2.000 bebés y se divide en dos grupos de pacientes: los sintomáticos y los criptogénicos. En el primer grupo, los pacientes reflejan previamente signos de afectación cerebral, mientras que en el segundo, se presume una causa sintomática oculta que no se puede demostrar.

Si no es tratado a tiempo, el Síndrome de West puede ser incapacitante para los niños. Por esta razón, es importante que los padres estén alerta a los síntomas y busquen atención médica inmediata si sospechan que su hijo puede tener esta enfermedad.

En el Día Mundial del Síndrome de West se llevan a cabo diversas actividades para apoyar a los niños que padecen esta enfermedad y a sus familiares. Entre ellas, destacan los congresos, eventos musicales y deportivos, entre otros.

La divulgación de información y la sensibilización de la población mundial acerca de esta enfermedad es esencial para mejorar la calidad de vida de los niños que la padecen. En este sentido, es importante que la sociedad esté al tanto de esta patología y que se realicen esfuerzos para investigar y desarrollar tratamientos efectivos para ella.

.

También te puede interesar...