El 5 por ciento de los argentinos tiene EPOC

A mature gentleman coughing because of pulmonary disease

Por Dr. Daniel Cassola

Según un estudio realizado en conjunto por la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR)y el Ministerio de Salud de la Nación, que recibió el primer premio en el Congreso de la Asociación Latinoamericana del Tórax (sección epidemiología), en Argentina hay 2,3 millones de personas que sufren de EPOC.

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es progresiva y causa dificultad para respirar. Los síntomas empeoran con el tiempo y pueden limitar la capacidad de la persona para realizar sus actividades cotidianas.

La EPOC puede causar tos, mucosidad, sibilancias (silbidos o chillidos al respirar), falta de aire y opresión en el pecho. La principal causa de la EPOC es el hábito de fumar, aunque la exposición a largo plazo a otros factores irritantes como el aire contaminado, los vapores químicos o el polvo también pueden contribuir.

En todo el mundo el EPOC va ganando terreno: hay 210 millones de enfermos en el mundo. En Argentina, las enfermedades respiratorias causan 5500 muertes por año. Según el INDEC, el 41 por ciento de la población adulta no tiene obra social, lo que dificulta el diagnóstico de la EPOC. Uno de los principales problemas es justamente este: al no acceder al diagnóstico, o estar subdiagnosticadas, muchos enfermos de EPOC pierden un tiempo muy valioso en el que podrían iniciar su tratamiento. Cuando hablamos de subdiagnóstico nos referimos a alguien que quizás sepa que tiene una afección bronquial pero no termina de acceder al servicio de salud, por ejemplo, por no tener cobertura social.

Como en muchas otras patologías, es fundamental el diagnóstico precoz. Con los tratamientos se mejoran la calidad de vida y el pronóstico de la enfermedad. En Argentina somos aproximadamente 43 millones de habitantes, 14 millones de los cuales son mayores de 40 años. El 35 por ciento de ellos fuma. Son alrededor de 5 millones de personas.

Todos ellos deberían realizarse una espirometría. Sobre todo los que superaron los 65 o 70 años, cuando los índices de la enfermedad crecen considerablemente. Como siempre decimos, peor que estar enfermo, es estar enfermo y no saberlo.

 

.

También te puede interesar...