El Estado debe garantizar la vacunación de todos los niños, por más que sus padres no quieran

Por Dr. Daniel Cassola

Una peligrosa moda es la de estar en contra de lo que dicta la ciencia, en este caso las vacunas. En todo el mundo han florecido, lamentablemente, movimientos anti vacunas que lo único que han logrado es que reaparezcan enfermedades que creíamos olvidadas.

La Argentina no es la excepción. No hace tanto una diputada nacional propuso volver optativa la vacunación, pero por la reacción general no pasó de ser una desafortunada declaración.

Pero hay sectores de la sociedad en donde el mensaje antivacunas prende. Tal es el caso de algunos colegios religiosos en la provincia de Mendoza, donde hicieron públicas sus posturas de no obligar a los alumnos a aplicarse las vacunas del calendario oficial. En principio esto es ilegal, ya que la normativa vigente obliga a cumplir con la vacunación para ingresar al sistema educativo.

Autoridades sanitarias de la provincia cuyana confirmaron que trabajan en la elaboración de un protocolo para atender estas situaciones, y así lograr que los menores sean inmunizados. El protocolo incluirá una denuncia ante la justicia, que podría citar a los padres que decidan no cumplir con las vacunas. Por el momento, descartan sancionar a esos padres, como sucede en otras partes del mundo. Al parecer el sistema apunta a la persuasión.

Cabe recordar que existe una ley nacional (la 22.909) que hace obligatorio el cumplimiento del calendario nacional para los alumnos. “Se está trabajando en la elaboración de un protocolo para definir cómo se procederá y a partir del cual se capacitará al personal sanitario”, informó a medios locales Iris Aguilar, responsable del área.

De todas formas la funcionaria pudo anticipar que en caso de negativa por parte del padre “se dará intervención a la Justicia”. “La ley de protección de los Derechos del Niño, en su artículo 30 marca que el personal de salud que nota que se vulnera un derecho de un niño tiene que notificarlo a la provincia porque si no se considera cómplice por omisión, lo cual no es un tema menor. Se buscará convencer o intimar pero la vacunación compulsiva sería la última opción, pese a que está contemplada en la ley”, explicó la funcionaria.

Según el mecanismo que se busca poner en marcha, antes del día de la vacunación se comunicará a los padres que se procederá a hacerlo en los colegios. Cuando el vacunador llegue y se encuentre con un niño al que sus padres no quieren que se inmunice éste deberá informar tal cosa al órgano administrativo local que se haya designado para controlar la aplicación. Se tratará de un área ya existente aunque aún no se ha definido cuál. Este órgano informará a la Justicia que citará a los padres o tutores para que expliquen su posición o si han decidido que la vacuna se aplique en el sector privado. En caso de persistir en su postura se dará intervención a la Justicia de Familia para que siga el caso.

En Italia, por ejemplo, en mayo del año pasado el Ministerio de Salud aprobó una norma que impedirá el ingreso a guarderías y jardines de infancia a niños de cero a seis años, además de multas a los padres de los menores de hasta 16 años sin inmunizar, lo cual se controlará desde las escuelas.

En el sur de la provincia de Mendoza, al menos tres escuelas religiosas decidieron apoyar en las últimas semanas campañas contra la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), incluida en el calendario oficial para niñas y niños de 11 años. La resistencia a la aplicación de las dosis se concentra en las localidades de en San Rafael, Malargüe y General Alvear, donde aseguran hay “mayor conservadurismo entre los párrocos en los temas sociales”. Por eso, desde el Ministerio de salud provincial salieron a rechazar esta situación, y aclararon que las vacunas “son absolutamente seguras”, y desacreditaron los dichos de estos grupos. La vacuna del VPH es rechazada en varias partes del mundo, pero la OMS y especialistas en prevención del cáncer la avalan.

.

También te puede interesar...