La otra pandemia: estiman que aumentará la prevalencia de enfermedades no transmisibles


Cuando se restablezca cierta normalidad luego de la crisis instaurada por la irrupción del coronavirus se prevé un aumento de la incidencia y gravedad de males como diabetes, hipertensión arterial, obesidad, enfermedades cardiovasculares, cáncer y trastornos en la salud mental.

Por Dr. Daniel Cassola

Por temor al contagio de coronavirus y debido a las restricciones instauradas por las autoridades sanitarias de cada país, muchas personas interrumpieron sus visitas al médico y la realización de los controles habituales. La principal preocupación de muchos especialistas que ya piensan en la post pandemia es el impacto en la salud de los miedos y las cuarentenas de estos muchos meses.

En un simposio virtual para profesionales de la salud, que se llevó a cabo en Sudamérica y Centroamérica y contó con la participación de especialistas de la Región Andina y el Cono Sur, el problema se dejó en claro. “Sin ninguna duda, toda esta situación epidemiológica producida por la pandemia ya está afectando a mucha gente y no distingue edades ni niveles socioeconómicos. Durante el último año, por temor al contagio por el coronavirus y en gran parte debido a las restricciones imperantes en cada país, muchas personas han discontinuado sus controles médicos, lo que sin duda retrasa el diagnóstico de muchas enfermedades y atenta contra el seguimiento de otras ya instauradas”, sostuvo Augusto Vicario, coordinador de la Unidad Corazón-Cerebro del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), uno de los participantes de los foros.

“También estamos comenzando a ver más cuadros de angustia y de depresión, y estas son condiciones médicas que no solo afectan la calidad de vida de quien la padece y de su entorno familiar, sino que una persona con depresión podría desatender sus cuidados, volverse más sedentaria, aumentar de peso, y todo eso podría contribuir al desarrollo de una serie de enfermedades no transmisibles asociadas, como la obesidad, la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares, entre otras. Eso hace que estos pacientes potencialmente presenten una expectativa de vida inferior a la de la población general”, informó a su vez Marcelo Cetkovich, médico psiquiatra, vicepresidente de la Asociación Argentina de Psiquiatras.

“Muchas pacientes tienen diabetes tipo 2, que es aquella que generalmente se desarrolla con la edad y para la que contribuyen factores como el sedentarismo, la mala alimentación y el exceso de peso, pero no están diagnosticados y la enfermedad va produciendo daño en forma silente. Lo mismo sucede con la hipertensión arterial, una afección muy prevalente y que se detecta con 3 simples mediciones consecutivas de la presión con resultados superiores a 140/90 mmHg; pero muchos pacientes no saben que son hipertensos y de los que sí lo saben solo una porción está bajo tratamiento y tiene bien controlada su enfermedad. Este es el verdadero drama de muchas de las ENT: la falta de detección temprana y tratamiento efectivo”, afirmó Jorge Castillo, médico especialista en Medicina Interna y Endocrinología, miembro de la Sociedad Colombiana de Endocrinología y Diabetes y miembro honorario de la Fundación Colombiana de Diabetes.

Solamente en la Región de las Américas, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las enfermedades no transmisibles producen alrededor de 5,5 millones de muertes por año. Mientras que en Argentina fallecen anualmente más de 150 mil argentinos a causa de diabetes, hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca o cáncer. El coronavirus tapó todo, pero cuando finalmente la vacunación se complete y la pandemia pase quedará un gran reguero de problemas que aguardan solución.

.

También te puede interesar...