Explotan los casos y, con varias provincias ya en colapso, estudian nuevas medidas


Ayer el registro dio 35.543 positivos en 24 horas y 745 fallecidos, en lo que fue el peor día desde el comienzo de la pandemia hace ya 14 meses. Los jefes de Gabinete de la Nación, Provincia y Ciudad de Buenos Aires se reunieron para acordar medidas. Lo más probable es la suspensión de las clases presenciales.

Por Dr. Daniel Cassola

La escalada en los casos positivos que se viene registrando desde hace una semana pero que ayer rompió lo que por ahora el techo de positivos tuvo como efecto la disolución de varias de las diferencias entre los gobiernos de la zona del AMBA. Las posiciones de Nación, Provincia y Ciudad hoy están más cerca y todo apunta a la renovación de las restricciones. Además en tierras porteños los colegios podrían pasar enteramente a la virtualidad y reforzarse los controles.

Un eco similar se podría escuchar en más provincias del interior, muchas de las cuales no adhirieron por completo a las medidas que promulgó la Casa Rosada. La segunda ola de coronavirus azota a todo el país y ya se registran momentos dramáticas en distintas localidades en las que empiezan a faltar las camas y a sobrar los pacientes que las necesitan.

En este sentido, la ministra de Salud Carla Vizzotti sostuvo ayer que “hay un crecimiento exponencial e inusitado de casos en todo el país que pone en tensión al sistema de salud en las provincias”. “La realidad es que el sistema de salud está en tensión con las nuevas variantes que tienen una transmisibilidad más alta, una letalidad mayor e impactan en personas más jóvenes”, reiteró Vizzotti.

A su vez, el ministro de Salud de la Provincia Daniel Gollan aseguró que la curva de nuevos casos “está aumentando a expensas de cómo crecen los contagios en el Interior bonaerense”. Por ahora descartan volver a la tan temida fase 1. Lo mismo dijo ayer el presidente Alberto Fernández en una entrevista radial. Según sostiene el primer mandatario no hay espacio “sociológico” para tomar esa medida.

O sea, la población no la acataría o no podría acatarla, por lo que se tratará de no afectar las actividades productivas, más de lo que lo están en este contexto extraordinario. El cambio a partir del próximo sábado sería principalmente el acatamiento por parte de la Ciudad y otras provincias, como por ejemplo Córdoba, de las medidas dispuestas por el Poder Ejecutivo Nacional.

En la Ciudad de Buenos no descartan interrumpir la presencialidad de las clases pero por ahora tampoco lo confirman. Esperarán a los registros de los próximos días, aunque nada indica que vayan a ser mucho mejores que el de ayer. Las otras medidas en estudio tiene que ver con que los comercios tengan actividad más acotada con cierres más temprano y modalidad “take away” de entrega en los locales gastronómicos, cierre de espacios públicos y menor circulación durante los fines de semana.

Se abre, para el corto plazo, un panorama cada vez más oscuro. Los casos tardan en llegar al sistema de salud. Los positivos de hoy son los pacientes en los hospitales dentro de una o dos semanas, y se expresan en las listas de fallecidos todavía más adelante. Lo peor de los números de ayer no son el volumen de casos y muertos en sí, que ya de por si es una tragedia, sino que todavía todo puede seguir empeorando.

.

También te puede interesar...