Fuerte aumento de contagios de VIH en Mendoza

FUENTE: Infobae

Si bien el VIH ya no es una enfermedad mortal y, si se la detecta a tiempo, la esperanza de vida de quien la padece puede alcanzar los 70 años, se convirtió en el último año en un signo de preocupación para las autoridades de salud de Mendoza. A lo largo del 2016, se registró un incremento del 30% de los infectados respecto al 2015 y la franja etaria más afectada fue un grupo de personas más jóvenes que el año anterior.

A lo largo de 2015, la sanidad pública provincial registró unos 325 nuevos enfermos, mientras que en 2016, y aún a falta de dos meses para su finalización, ya se detectaron 420 casos.

“Este nuevo panorama representa un llamado de atención considerable. Especialmente sirve para que se refuercen las medidas de prevención. En el último trimestre se registraron unos 120 nuevos casos, lo que se traduce en un nuevo contagiado por día”, le aseguró a Infobae Víctor Bittar, titular del Programa Provincial de SIDA de Mendoza.

Según el especialista, hay dos motivos posibles ante el incremento: un mayor descuido en las relaciones sexuales o la ampliación de la cobertura en los Centros de Prevención, Asesoramiento y Testeo (CEPAT). En esos establecimientos, es posible realizarse un control sin turno previo y es posible obtener los resultados de un test en apenas media hora.

“Es muy probable que la facilidad y velocidad con la que se puede acceder a los controles y a los resultados hayan puesto en evidencia muchos de los llamados ‘casos ocultos'”, añadió Bittar.

Contagiados más jóvenes

Uno de los puntos que causó sorpresa en los especialistas fue la aparición de nuevos enfermos más jóvenes respecto de 2015. El año pasado, el grupo más joven se ubicaba en la franja etaria de entre 25 y 35 años; en la actualidad, pasó a estar entre los 20 y los 24 años.

Según Bittar, la suba de contagios entre los más jóvenes se produjo por una merma en los métodos de prevención. Hasta el momento, de los 4.000 casos registrados en la provincia desde 1984, el 82% de los contagios se produjo por vía sexual. De acuerdo con el especialista, el uso de preservativo todavía es el método de prevención más efectivo.

“Esta baja de la edad de los contagios nos llama la atención y nos obliga a reforzar el pedido de autocuidado a la ciudadanía. El problema es que entre los más chicos todavía existe una brecha muy grande entre lo que se debe hacer y lo que finalmente se hace durante el acto sexual”, aseguró Bittar a Infobae.

Y agregó: “Una posibilidad es que los adolescentes, al saber ya que el VIH es una enfermedad curable, hayan disminuido sus métodos de prevención en la vida íntima. Lo mismo sucedió en los últimos tiempos en Europa y en Estados Unidos, donde también se incrementaron los casos de los más jóvenes”.

Un dato esperanzador para las autoridades sanitarias fue la reducción de la llamada “cifra negra” del sida. Hasta hace unos años, se estimaba que un 50% del total de los contagiados en la provincia desconocían su condición de enfermos. Hoy, el número se redujo a un 30 por ciento.

Bittar resaltó la importancia de poder detectar los nuevos contagios a tiempo, no sólo por la salud del nuevo infectado, sino también por la de terceros. “Lo óptimo es hacer el diagnóstico dentro del primer año después de la infección. A los seis meses después de tener una carga no detectable en la sangre (a raíz del efecto de los medicamentos correspondientes), los contagiados dejan de infectar a otros. Ese es un factor clave”, afirmó a Infobae.

.

También te puede interesar...