Las intoxicaciones y una relajación en los cuidados provocan un brote de sífilis


Por Dr. Daniel Cassola

Menos uso del preservativo, quizás porque el VIH se ha vuelto una amenaza menos peligrosa, más algunas conductas riesgosas con respecto al uso de sustancias ilegales configuran un cuadro en el que la sífilis, una enfermedad antiquísima, ha vuelto a emerger.

Desde el Hospital Muñiz, especializado en infectología, informan que reciben unos 50 casos por mes, por los que se calcula que hay 10 más que no son detectados. Según informan los especialistas el aumento de la sífilis se da en todos los grupos de cualquier orientación sexual.

En Argentina, la tasa de casos reportados en varones y mujeres se cuadruplicó entre 2013 y 2018 (creció un 330%: pasó de 11,7 a 50,4 cada 100 mil habitantes), con un pico en el grupo de los jóvenes de 15 a 24 años. En 2018 se notificaron 22.428, casi un 16% más que en 2017. También crecen año a año los casos de sífilis congénita (transmitida de madre a hijo durante el embarazo).

Las estadísticas del Hospital Muñiz dan cuenta de ese  avance: en los 10 años transcurridos entre 1998 y 2008 registraron 1.541 casos de sífilis temprana (dentro del primer año de adquirida la infección), una cifra cercana a los 1.236 diagnosticados en apenas la tercera parte del tiempo, de 2014 a 2017. El promedio anual de ese trienio da 412. En 2018 hubo 481 casos. En 2019 se contabilizan 376 a mediados de agosto, cuando todavía faltan más de cuatro meses para abrir un archivo nuevo.

Lo que ocurre en Argentina se replica a nivel mundial. El descenso constante en el número de casos registrado en el último tercio del siglo XX se revirtió en forma contundente. En Europa también se registra un aumento en la última década. En 2017, la tasa se disparó 70% respecto de 2010. Y por primera vez desde inicios del milenio el viejo continente registró más casos de sífilis que nuevas infecciones por VIH, según un informe reciente del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC).

Según informa un boletín elaborado por la Secretaría de Salud de la Nación entre “las razones que explicarían este hecho (o sea la gran cantidad de casos) incluyen cambios en las conductas sexuales, el uso de drogas de diseño y, sobre todo, la reducción de las medidas de protección en las relaciones sexuales. Este cambio de tendencias ha coincidido con la mejoría en el pronóstico de las personas con VIH tras la introducción del tratamiento antirretroviral de gran actividad (TARV), que parece haber llevado a una cierta ‘relajación’ en las medidas de prevención”.

Una encuesta realizada en 2017 a más de 30 mil personas de 14 provincias del país por la filial argentina de la ONG Aids Health Foundation (AHF) arrojó que sólo el 14,5% de los consultados utiliza siempre preservativo en una relación sexual, el 65% en algunas oportunidades y el 20,5% nunca. En tanto, según la Secretaría de Salud más del 98% de las nuevas infecciones por VIH se producen por relaciones sexuales sin protección.

.

También te puede interesar...