Las vacunas “en la heladera” o “en movimiento permanente”

Las autoridades sanitarias del gobierno nacional respondieron hoy las críticas sobre las vacunas que estarían stockeadas. Aseguran que tal cosa no existe y que todas están en alguna instancia del proceso de distribución. El 62,5 por ciento de los mayores de 50 años cuenta ya con las dos dosis.

Por Dr. Daniel Cassola

Vivimos en tiempos de ansiedad generalizada, por justos motivos. Nuestra vida se alteró por completo desde marzo de 2020, momento en el cual la cantidad de enfermos, el número de muertos diarios y las restricciones a lo que considerábamos actividades normales comenzaron a integrarse en nuestros días. De a poco cierta normalidad se recupera y es probable que buena parte de ello sea por las vacunas.

Las vacunas son fundamentales y es deseable que todos estén vacunados con las dos dosis lo antes posible. En este contexto, el infectólogo del Hospital Gutiérrez Eduardo López, quien fue durante buena parte de la pandemia asesor del gobierno nacional, aseveró, a partir de un cálculo periodístico que indicaba que hay alrededor de 8 millones de vacunas en stock, que “es un problema que las jurisdicciones no han sabido explicar y mi opinión es que sábados y domingos se vacuna poco o directamente no se vacuna”. “Es una barbaridad tener tantas dosis guardadas en la heladera, es un fracaso del sistema. La mejor vacuna es la que está en el brazo y la peor es la que está guardada”, añadió el especialista.

Los medios críticos del gobierno aprovecharon otra frase de López, vertida en una entrevista con Radio Mitre, para titular: “Es un fracaso del sistema”. Las palabras y la repercusión generaron una respuesta y una serie de explicaciones por parte del gobierno. La ministra de Salud Carla Vizzotti, quien volvió hoy de Rusia junto a un cargamento de vacunas Sputnik V y principio activo para continuar la fabricación nacional en el Laboratorio Richmond, sostuvo que las vacunas están “en permanente movimiento”. “No hay ninguna vacuna contra el coronavirus en la heladera”, respondió la funcionaria.

Luego, explicó que “el proceso de distribución es sostenido cuando hay ingresos grandes de dosis y tiene una complejidad bien grande”. “Me llama la atención que no se entienda, parece que fuera una estrategia para decir que las vacunas están en la heladera cuando no es así. Las vacunas están en constante movimiento desde que llegan al país y se distribuyen en las provincias”, resaltó. Por otra parte, recalcó que según los datos del Monitor Público de Vacunación se distribuyeron en todo el país cerca de 44 millones y medio de vacunas de las cuales se aplicaron ya cerca de 40 millones.

“Lejos de ser un fracaso, el proceso de sacar las vacunas de Ezeiza, controlar la temperatura, volver a empaquetar, mandar a las provincias y que las provincias lo distribuyan a todos los vacunatorios de su territorio, es un gran logro del sistema”, afirmó más tarde el Ministerio de Salud a través de un comunicado con el que salió a responder la polémica iniciada por López. El proceso, según las autoridades, comienza con las negociaciones con los laboratorios, sigue con el arribo de vacunas a Ezeiza y carga hacia la planta de operaciones logísticas, donde luego ingresan al sistema de stock para su almacenamiento en la cámara de frío. Le sigue la preparación en conservadoras especiales que, una vez rotuladas con el destino, vuelven a viajar a las provincias para ser entregadas en los centros de vacunación.

“Este proceso completo, incluyendo el arribo de las vacunas a cada rincón del país, se produce en tiempo récord, de aproximadamente 48 horas. Nunca en la historia del país hubo una distribución tan compleja y rápida de vacunas”, subrayó el comunicado oficial. Luego de un comienzo lento Argentina mejoró en los indicadores sobre la campaña de vacunación. En agosto, mes denominado por las autoridades como el de las “segundas dosis”, se alcanzó la marca de 62,5 por ciento de mayores de 50 años con las dos dosis. Por otra parte, el 82,6 por ciento de las personas mayores de 18 años cuentan con al menos una aplicación de la vacuna. Mientras tanto, la variante Delta avanza y ya se registran los primeros casos de transmisión comunitaria. Más allá de lo discursivo y las polémicas eso es lo importante. Si las vacunas le ganan la pulseada a una posible tercera ola quizás la vida vuelve a la normalidad que tanto se extraña desde marzo de 2020.

.

También te puede interesar...