Los precios “escandalosos” de los medicamentos

medicamentos

Por Dr. Daniel Cassola

El refrán dice que a río revuelto ganancia de pescadores. Entonces, podríamos considerar que la inflación es lo que revuelve al río y que los pescadores son los grandes laboratorios. Un grupo de diputados de la coalición oficialista Cambiemos denunció ante la Comisión de Defensa de la Competencia a laboratorios medicinales por el aumento en los precios de sus productos durante el período noviembre – mayo. El término que utilizaron los legisladores para describir la situación fue el de “escandaloso”.

Según los cálculos de los denunciantes, los medicamentos presentan en promedio una aumento del 36,5 por ciento, con algunos productos que superan el 50 por ciento de incremento. A juicio de los diputados, esto muestra “la insensibilidad de la industria ante las necesidades de los argentinos, en especial de los más pobres”. A través de un comunicado, ampliaron: “Nada puede justificar aumentos que están largamente por encima del promedio de toda la economía, excepto el aprovechamiento de una estructura concentrada que maneja a su gusto toda la cadena productiva y comercial”.

Por ello, es que los diputados denuncian la existencia de una “estructura productiva y comercial oligopólica que daña al conjunto social”, y luego promueven “una intensa agenda legislativa que avance hacia promover la competencia e incorporar mayor racionalidad en la fijación de precios”. Si tomamos en consideración otras denuncias que hemos publicado aquí en Curar con Opinión con anterioridad, podríamos decir que la denuncia de los diputados macristas se queda corta.

Según una presentación del sindicato de propaganda médica (AAPM) hay distintas maniobras de los laboratorios para incrementar desmedidamente los precios de sus productos. Por ejemplo, reducen la producción de una droga oncológica (ciclofosfamida) con el objeto de introducir luego un medicamento que sea más caro. En lo que refiere a los medicamentos de venta libre, como aspirinas y otros, no se han aumentado tanto los precios pero se han reducido las presentaciones. Las cajas de 100 comprimidos ahora son de muchos menos pero cuestan lo mismo. Es el aumento de precio por otra vía.

Es un área realmente sensible y se trata de un consumo vital, para nada suntuario. Uno puede postergar la compra de un auto, pasar a segundas marcas en productos de alimentación u otros rubros, pero no puede dejar de consumir medicamentos si realmente los necesita. Paradójicamente en este río revuelto de la inflación los pescadores que se llevan la ganancia son los peces gordos de la industria.

.

También te puede interesar...