Mamografía: más pruebas de su eficacia a partir de los 50 años

Conclusiones de expertos de los Estados Unidos. Se debe a que en mujeres más jóvenes se producen más falsos positivos, entre otros riesgos.

Cada vez más la medicina tiende a recomendar métodos de diagnóstico y de tratamiento de enfermedades en base a las pruebas científicas que demuestran sus beneficios reales para la población. Ahora se suma la última comunicación de una institución de peso mundial en salud pública como la Fuerza de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos, que recomendó que las mujeres deben hacerse la mamografía a partir de los 50 años y hasta los 74 años si no tienen antecedentes familiares o personales de cáncer. Deben repetirla cada 2 años dentro de ese rango de edad.

La recomendación se hizo después de que los expertos que forman la Fuerza de Tareas revisaran en profundidad los estudios publicados sobre los beneficios y los riesgos de la mamografía. Se trata de una tecnología que puede ayudar a reducir el número de muertes por cáncer de mama. Pero que también tiene sus perjuicios: pueden arrojar resultados falsos positivos (que llevan a hacer más estudios), producir sobrediagnósticos (cuando se detectan cánceres que nunca pondrían en peligro la vida) o no detecta casos de cáncer que sí merecerían atención.

Al tener en cuenta beneficios y riesgos, el panel de expertos confirmó que la mamografía de detección es más beneficiosa para las mujeres de entre 50 y 74 años. Esta recomendación lleva la letra C del panel, que significa que hay una “alta certeza de que el beneficio neto (de la mamografía) es moderado”.

“Para mujeres que tienen entre 40 y 49 años, puede ser también efectiva, aunque el beneficio es menor que para las mujeres de mayor edad, y los daños potenciales son proporcionalmente mayores”, aclararon en el comunicado. ¿Esto significa que desaconsejan la mamografía antes de los 50? No. Pero con reparos. El panel resaltó que “la decisión sobre si debe hacerse la mamografía y cuándo empezar para las mujeres de más de cuarenta años debería ser una cuestión individual, reconociendo los beneficios potenciales tanto como los daños potenciales”.

Entre los argumentos de la recomendación, se especificó que “el daño potencial más serio de la mamografía de detección es el tratamiento innecesario para un tipo de cáncer que no sería una amenaza para la vida de la mujer”. El riesgo más común es el resultado “falso positivo” (que ocurre más en las jóvenes), que conduce a estudios adicionales y genera ansiedad y estrés. Para las mujeres de 75 años y más, las pruebas científicas sobre “el beneficio total de la mamografía de detección no es claro”. Aconsejaron que las mayores de 75 y las que tengan mamas densas hablen con sus médicos sobre cuál es la mejor opción individual .

“Es importante que las mujeres tengan en cuenta la recomendación de la Fuerza de Tareas de Estados Unidos”, dijo a Clarín Karin Kopitowski, jefa del servicio medicina familiar y comunitaria del Hospital Italiano de Buenos Aires. “La mamografía no un método totalmente inofensivo. Por lo cual, es mejor evaluar cuándo corresponde poner el cuerpo”. En la Argentina, el Instituto Nacional del Cáncer, que depende del Ministerio de Salud de la Nación y fue creado en 2009, también recomienda hacerse la mamografía de detección a partir de los 50 años y cada 2 años en mujeres sanas. Pero las sociedades médicas locales se siguen rigiendo por un consenso de 2006 que recomienda la mamografía a partir de los 40 años.

Fuente: Clarín

.

También te puede interesar...