Menos del 5 % de las personas que viven con hepatitis viral en todo el mundo son conscientes de su afección

28-de-Julio

Por Dr. Daniel Cassola

El 28 de julio fue instaurado por la Organización Mundial de la Salud como el Día Mundial contra las Hepatitis virales en memoria del nacimiento del profesor Samuel Blumberg, que recibió el premio Nobel de Medicina por descubrir el virus de la hepatitis B y realizar el primer desarrollo para conseguir la vacuna.

Las hepatitis son un conjunto de infecciones que afectan al hígado. La causa más frecuente es el virus que lleva el nombre del subtipo de la enfermedad. O sea, hepatitis A, hepatitis B o hepatitis C.

Las que mayor impacto tienen sobre la salud pública son éstas últimas, la B y C. Ambas causan una infección que puede ser crónica y llevar a casos graves como la cirrosis o el cáncer de hígado.

En cuanto a la transmisión, la A se contrae por contacto con agua, alimentos u objetos contaminados por materia fecal.

En cambio, la B se puede adquirir por contacto de fluidos durante las relaciones sexuales sin protección o por contacto de sangre. Esto se puede dar a través de jeringas, agujas u otros elementos cortopunzantes, o por el contacto entre madre e hijo durante el parto.

Al igual que la B, la C se transmite por contacto sanguíneo. También se puede dar el contagio por contacto sexual, pero esto es realmente infrecuente.

La única forma de detectar y confirmar un diagnóstico de hepatitis es mediante un análisis de sangre. Es importante hacerlo porque una persona que desconoce estar infectada puede desarrollar la enfermedad hepática silenciosamente y a lo largo de décadas. Y además la puede transmitir de las maneras que describimos recién.

Las hepatitis A y B tienen vacunas y las mismas están incluidas en el calendario nacional de vacunación. La vacuna contra la A se da al primer año de vida. Y la de la B tiene 3 dosis, es universal, no tiene contradicciones y debería estar disponible en los hospitales y centros de salud de todo el país.

La variante C aún no tiene vacuna, pero también se puede prevenir. Esto se hace mediante la utilización de preservativo al mantener relaciones sexuales.

En la Asamblea Mundial de la Salud de mayo, Argentina se unió a gobiernos de todo el mundo para adoptar la Estrategia mundial contra la hepatitis viral de la OMS. Los gobiernos se comprometieron a aumentar los diagnósticos al 90 % para el año 2030 y a cumplir el objetivo global de eliminar la hepatitis viral para el año 2030, lo que permitirá salvar 7,1 millones de vidas en todo el mundo.

“Tenemos derecho a saber si vivimos con un virus que provoca cirrosis o cáncer y podemos evitar este desenlace con un tratamiento a tiempo”, destacó María Eugenia de Feo Moyano, presidente de HCV Sin Fronteras. “En el Día Mundial contra la Hepatitis, hacemos un llamamiento a los gobiernos y a los profesionales de la salud para que asuman responsabilidades mediante el aumento de los servicios de pruebas de la hepatitis y ofrecer tratamiento para reducir el número de muertes innecesarias, ya que la mayoría de la gente se infecta debido a un control deficiente de las infecciones en el sistema de atención sanitaria”, agregó. Que así sea.

.

También te puede interesar...