¿Nos transformará la tecnología en monstruos?


Por Dr. Daniel Cassola

En principio el uso constantes de computadores y celulares ha comenzado a desarrollar algunos trastornos en sus usuarios, o sea nosotros. La adicción “al celular”, o más bien a la interacción en chats y redes sociales, ya se estudia. Por otro lado hay distintos males “del oficinista” que tienen que ver con dolores e inflamaciones relacionadas con las horas de uso de estos dispositivos.

Ahora bien, ¿todo esto puede tener un efecto visible a largo plazo? Un reciente investigación de la Universidad de Sunshine Coast, Australia, decidió realizar una investigación al respecto.

En primer lugar se estableció algo que es observable. Nosotros nos adaptamos al diseño de los dispositivos y no a la inversa. Son los oficinistas, por ejemplo, quienes modifican sus posturas para poder mirar el monitor de la computadora. O los usuarios de celulares quienes bajan la vista a la pantalla del dispositivo.

A largo plazo se puede considerar que todo esto genera alteraciones en nuestra columna, provocando rigideces. Por otra parte, el mayor uso de tecnología se asocia comúnmente a la obesidad y el sedentarismo.

Se calcula que las personas pasan entre dos y cuatro horas utilizando el celular, generando malestares que se están empezando a denominar como “cuello de Whatsapp”, que puede manifestarse con dolor detrás de la nuca por el tiempo que permanece el cuello inclinado. Vale aclarar que, por ahora, todas estas calificaciones son informales.

De la misma manera puede ocurrir que se produzcan trastornos en los dedos y las manos. A raíz del estudio científico australiano un sitio web creó un modelo en 3d de los que podría ser un cuerpo humano en el año 3000. La llamaron “Mindy” y presenta alteraciones en la mano, el codo, la cabeza, el cuello y el pecho.

Ya parece rozar el delirio la posibilidad que el sitio considera al exponer que el humano podría desarrollar un segundo párpado por la exposición constante a la luz azul de las pantallas.

En principio es cierto que las posturas poco naturales nos traen molestias y malestares. Pero es disparatado pensar que en tan poco tiempo el cuerpo humano va a evolucionar de manera tal que se puedan producir cambios tan radicales.

Lo que hay que recomendar, y sobre todo para los más chicos, es que salgan, dejen los dispositivos, hagan deporte y disfruten de ejercitar el cuerpo, que es una conducta sumamente saludable.

.

También te puede interesar...