Nuevos resultados positivos de una vacuna contra el dengue

Por Redacción Curar con Opinión

Una vacuna para la prevención del dengue demostró en un estudio clínico de fase III, luego de 36 meses de seguimiento, una eficacia del 62% en la prevención del dengue sintomático causado por cualquiera de los 4 serotipos en análisis conjunto en los participantes de la investigación con o sin exposición previa al dengue, reducir el nivel de internaciones en un 83.6% y disminuir en un 65.4% el desarrollo de la forma hemorrágica de la enfermedad. Los datos fueron presentados en el congreso médico internacional llevado a cabo en el Congreso de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica (SLIPE) y publicados recientemente en la prestigiosa revista científica Clinical Infectious Diseases (CID).

La investigación, denominada ‘Estudio de Eficacia sobre la Inmunización Tetravalente contra el Dengue’ (TIDES, por su sigla en inglés) tiene por objetivo evaluar la eficacia, seguridad e inmunogenicidad de un esquema de vacunación de dos dosis con un intervalo de tres meses entre cada aplicación de una vacuna candidata de Takeda denominada TAK-003 en la prevención del contagio y en la reducción de la gravedad de la infección por los 4 serotipos del dengue. Representa el estudio clínico de intervención más grande hecho por Takeda hasta la fecha: incluye el seguimiento a largo plazo de más de 20 mil niños y adolescentes sanos con edades de 4 a 16 años de países con dengue endémico de América Latina (Brasil, Colombia, Panamá, República Dominicana y Nicaragua) y Asia (Filipinas, Tailandia y Sri Lanka).

“Estamos muy satisfechos con los resultados que se vienen observando con esta vacuna, que no solo contribuye a proteger del contagio, sino que disminuye la gravedad de la infección, con muy buenos niveles de tolerabilidad y escasos efectos secundarios”, afirmó Pío López, médico infectólogo pediatra, miembro del Comité Científico Asesor del Congreso y Presidente de la Junta Directiva de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica (SLIPE).

“Además de los altos niveles de protección evidenciados, los resultados se mantienen en el tiempo: el ensayo muestra que la protección perdura por lo menos hasta los 3 años posteriores a la vacunación. En la actualidad estamos investigando la aplicación de un refuerzo a los 4 años del esquema inicial para incrementar potencialmente la protección global a más largo plazo”, sostuvo por su parte Xavier Sáez Llorens, médico infectólogo pediatra, investigador principal del estudio TIDES.

.

También te puede interesar...