Obama y la reforma de la salud

video.yahoofinance.com@8a1a4702-6ce2-39e8-b921-611b6413106a_FULL

Recién el año pasado, y luego de cinco años de haber sido aprobada, la Corte Suprema de EEUU aprobó la reforma sanitaria de Obama.

Por Dr. Daniel Cassola

Luego de su visita a Cuba y ya en el último tramo de su mandato de ocho años como presidente de los Estados Unidos, se puede pensar que Barack Obama está trabajando en su legado. El  deshielo de las relaciones con el gobierno de los Castro es sin duda uno de los elementos de esa construcción. Pero fronteras adentro la reforma más importante que ha encarado su administración es la reforma del sistema sanitario.

Antes de Obama, y en número redondos, había 46 millones de estadounidenses sin ningún tipo de cobertura de salud y otros 25 millones con cobertura defectuosa, sobre un total de 300 millones de habitantes. Los programas Medicare y Medicaid, cubrían a discapacitados y jubilados, e indigentes respectivamente.

Pero para acceder a una cita con un médico un estadounidense que no sea jubilado y no tenga un seguro, debía pagar un coseguro. O sea, la atención sanitaria estaba supeditada al dinero del que disponía el virtual paciente. En la práctica esto significó que hay y hubo norteamericanos que no acceden al sistema de salud.

Obama propulsó la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, llamada Obamacare. Lo que se planteó es una reforma integral del sistema sanitario y una optimización de los recursos, en favor de la población y en detrimento de las grandes corporaciones médicas. El gasto en salud antes de la reforma de Obama era muy alto, y si se redistribuía, suficiente para la atención de toda la población: rondaba el 16 por ciento del PBI de Estados Unidos.

En síntesis, Obama racionalizó la utilización de los recursos que se vierten a la salud. Amplió la cobertura para quienes no tenían nada, mejoró los servicios para quienes tenían poco y reguló el mercado de las compañías de salud, para que no haya abusos por parte de los jugadores más grandes. Por ejemplo, hoy un norteamericano puede escoger a qué cobertura llevar sus aportes según información online sobre el costo de los servicios y beneficios que ofrece cada aseguradora. A quienes no les alcanza el Estado los subvenciona parcialmente. Para quienes no tienen nada se mejoró el antiguo Medicaid.

Lograr la reforma no fue fácil para Obama. Presentó la ley en 2009 y logró aprobarla en 2010 pero recién el año pasado, en 2015, la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos convalidó la normativa, ante el reclamo y la obstrucción constantes de las corporaciones médicas y sus voceros políticos.

En el legado de Obama, la reforma sanitaria será un puntal para los millones de norteamericanos que, luego de tanto tiempo, pudieron acceder a los servicios de salud.

.

También te puede interesar...