Peligra la provisión de la vacuna contra la fiebre hemorrágica por falta de presupuesto para arreglar un equipo


Por Redacción Curar con Opinión

Desde mitad del año pasado, el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas Dr. Julio I. Maiztegui de Pergamino no pudo seguir produciendo la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina, una inoculación obligatoria en las zonas donde esta enfermedad es endémica. El año pasado fallecieron cinco personas que no se habían vacunado.

La falta de mantenimiento y de presupuesto para reparar un equipo fundamental impidió que se siga produciendo la vacuna en el único lugar del mundo donde se hace, el instituto Maiztegui. En Rosario todavía quedan algunas partidas. La coordinadora del programa provincial de inmunización, Soledad Guerrero, aseguró: “Hasta el momento, no hay faltante, pero no sabemos hasta cuándo, porque hay un stock relativo en las droguerías”.

Los jefes de las distintas áreas del Maiztegui encabezaron un fuerte reclamo para que se arreglen todos los equipos que no funcionan para la fabricación de la vacuna. Aseguraron que es la primera vez que atraviesan una situación así. En este momento, en el Maiztegui sólo quedan algunas dosis, que alcanzarían para cubrir la demanda de las distintas provincias por este año.

El instituto Maiztegui cuenta con 200 mil dosis en stock, pero “es menos de lo que se demanda en un año, porque en general son 500 mil vacunas”, detalló Riera más que inquieta por la situación.

La Fiebre Hemorrágica Argentina o mal de los rastrojos es una enfermedad transmitida por el ratón de campo, que vive en esta zona del mundo. Estos roedores eliminan un virus por la saliva que contamina el medio ambiente, a partir del cual el hombre se infecta accidentalmente.

La única manera de prevenirla es a partir de la vacunación porque es imposible exterminar a estos roedores. No existe una medicación para tratar la enfermedad y por eso puede ser causa de muerte.

.

También te puede interesar...