Una familia de Mendoza estafó al PAMI por 50 millones de pesos

FUENTE: Infobae

Luego de tres años de investigación que incluyó intervenciones telefónicas claves para las pesquisas, Walter Ricardo Bento, juez federal de Mendoza, desbarató y procesó con prisión preventiva a nueve integrantes de una banda acusada de defraudar al Estado mediante la obtención de tiras reactivas e insulina en nombre de afiliados del PAMI que, en los hechos, no consumían dichos productos. La maniobra, con la que se estafó a la administración pública en un monto que rondaría los 50 millones de pesos, incluía, según el procesamiento, “su posterior reventa en el mercado informal obteniendo consecuentemente un beneficio económico”, lo que prueba la logística de la que se nutrió la organización delictiva.

Jorge Godoy es empleado del PAMI desde el 2009. Primero revistó en el área contable y de informes, y luego en el sector de prevención social. “Habría tenido conocimiento del procedimiento necesario para la autorización de las recetas y la liquidación de las mismas, como por ejemplo los datos que las mismas debían contener, médicos que podían figurar como firmantes, clínicas prestatarias o instituciones intermediarias de PAMI cuyos sellos deben obrar al dorso de las recetas, que era necesario obtener los números de los beneficiarios y conocer los códigos de autorización”, aseveró el juez en el procesamiento. Su mujer, Rosmary Lourdes Insua Blangetti, cotitular de las farmacias y de la droguería, es empleada de la delegación provincial de la ANSES: “Habría permitido conocer los datos de los beneficiarios del PAMI y quienes se encontraban o no fallecidos”, lo que además le permitía, según fuentes judiciales, la utilización de ese padrón para recetar medicamentos a afiliados fallecidos que ella en teoría debía dar de baja en los registros del organismo previsional. Según las fuentes, los hacían pasar como diabéticos.

.

También te puede interesar...